Tegucigalpa.- Para la encargada del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), Migdonia Ayestas, la extorsión es el enemigo silencioso de los empresarios porque se debe pagar dinero a diario y esto es un problema que atenta con la seguridad jurídica y ciudadana.

“Para mejorar se necesita una mejor investigación científica criminal y así saber cómo trabajan los extorsionadores, no es posible que se le tenga que pagar dinero al Estado y también a estos grupos ilícitos, por eso los empresarios quieren cerrar porque a veces pagan hasta cuatro extorsiones diferentes”, mencionó Ayestas.

Asimismo, insistió que la depuración policial es un elemento importante para identificar a las cabezas de las bandas de extorsionistas, las que han operado a sus anchas con el “espaldarazo” de agentes coludidos con la criminalidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *