Por José Rafael Vilar
Analista político Internacional

Para quien creyó que era “mi” titular, debo decirles que es el de un juego para dispositivos móviles que recién ha salido en EEUU: Trump vs. The World, accesible para Android. También es el título de series de dibujos animados, de reportajes de CCNPolitics… en fin, ¡de mucho!

Porque no es un título descabellado. El “Tornado” Trump entró de último de los precandidatos republicanos a la Presidencia —¡19!— y acabó arrasando a todos, con un discurso beligerante, agresivo, cáustico y, muchas veces, soez. Por eso, hoy sólo queda él y varios meses antes de la Convención de su partido a fines de julio ya tiene asegurada la candidatura con más delegados de los necesarios, incluso antes de las 5 últimas primarias.

Pero no sólo por haber eliminado a sus competidores le sirve el título: Trump ha ganado los electores republicanos descontentos con el establishment agrediendo a los migrantes, las mujeres, incluso a sus aliados, lo que ha levantado rechazo en sectores importantes de su partido —incluso conservadores del Tea Party, como el presidente de la Cámara Paul Ryan— y en muchos países, despertando la desconfianza de muchos líderes.

Latinoamérica ha sido uno de sus focos de ataque y aunque México ha sido el preferido de sus diatribas, toda la región ha sido parte de esa “amenaza” que Trump denuncia y que tanto satisface a sus seguidores. Por eso, un Trump gobernando no será beneficioso para ningún país latinoamericano, Bolivia incluida, porque será un refresh del Big Stick —el Gran Garrote.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *