Tegucigalpa.-Omar Rivera miembro de la Comisión de Depuración de la Policía Nacional y coordinador general de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), reclamó hoy que la depuración policial es difícil sostenerla con investigaciones inconclusas por parte de las autoridades encargadas de impartir justicia en Honduras.

Según Rivera, en los últimos diez años unos tres mil policías han sido sometidos a procesos de investigación por estar señalados por distintas denuncias, sin embargo los resultados obtenidos hasta la fecha han sido negativos, pues con las pesquisas realizadas en cada caso no han podido ser formalizadas por los órganos operadores de justicia.

“Es lamentable que estas denuncias y estos procesos de investigación no se hayan podido tramitar adecuadamente en los distintos organismos operadores de justicia, o en las distintas instancias donde se denuncia la violación de derechos humanos, de parte de uniformados que están involucrados en estos actos”, dijo Rivera.

Es de recordar, que el Proceso de depuración de la Policía Nacional , inició el 12 de abril de este año 2016; pero hasta el momento no hay ningún policía procesado por el Ministerio Público por las acusaciones hechas resaltó el representante de la Sociedad Civil.

Para Rivera, el estancamiento de los procesos de investigación tiene un impacto directamente en los niveles de impunidad que vive en el país, y que cada día se demuestra en la falta de aplicación de la justicia.

Lamentó que con todas las pruebas que el Ministerio Público tiene en su poder, las cuales fueron entregadas por las distintas organizaciones encargadas de aplicar la Ley no se haya podido hacer nada al respecto; “Con una mora tan enorme en materia de evacuación de denuncias y de conclusión de investigaciones, es evidente que la sombra de la impunidad se cierne sobre la policía, condición que agudiza esta realidad del país”, finalizó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *