Tegucigalpa.- El asesinato de dos reos en el centro penal de “El Pozo II”, localizado en Morocelí, departamento El Paraíso, es parte de la reacción que se esperaba de los privados de libertad al ser traslados a las cárceles de máxima seguridad, lo cual ha sido “un shock” para ellos, afirmó hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

“Es impresionante cómo los miembros de estos grupos criminales se vuelven tan agresivos frente a miembros de sus propios grupos, solo porque disienten en algunas cosas”, dijo Hernández en conferencia de prensa en relación a la muerte de los reos César Osorio Gordón y César Alejandro Chavarría.

En menos de 48 horas los cadáveres de ambos reclusos fueron encontrados en el interior de la cárcel de máxima seguridad de “El Pozo II”.

“He tenido información durante las últimas 48 horas de los incidentes en La Tolva, ya están segregados en celdas especiales los que presuntamente son responsables”, dijo Hernández.

La primera víctima fue César Osorio Gordón, de 32 años, quien murió en una riña entre pandilleros de la Mara 18.

El segundo fue César Alejandro Chavarría encontrado la madrugada de este lunes.

El mandatario hondureño recordó que estos criminales estaban a sus anchas en las cárceles con “aguardientes, drogas, con un montón de libertades, por lo que el nuevo sistema carcelario a ha sido ‘un shock’ para ellos, porque les cambia el temperamento”.

Además, el gobernante pormenorizó que investigará qué grado de responsabilidad “existe de quienes han estado haciendo la labor de custodio”.

Aseveró que “hemos mejorado mucho en seguridad, todos los ven, pero creemos que no podemos descuidar este tema nuevamente”.

Hernández puntualizó diciendo que “vamos por buen camino, pero no vamos a arreglar en pocos meses lo que durante un siglo estuvo descuidado”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *