Luego que el Tribunal Supremo Electoral anunciara formalmente el triunfo electoral de Juan Orlando Hernández en las elecciones generales del 24 de noviembre, el presidente electo continuó este lunes con una intensa agenda de trabajo que incluyó reuniones con empresarios, jefes de la Policía Nacional y una misa de acción de gracias en la basílica de Suyapa.

Tal y como lo había prometido desde antes de las elecciones –“Al día siguiente de nuestro gane en las urnas empezaremos a trabajar”, había anunciado Hernández-, se ha reunido con distintos sectores de la sociedad, entre ellos, sindicatos, campesinos, pobladores y alcaldes; esta vez fue con el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y la Policía Nacional.

“Quiero que me vean como un presidente amigo, pero les pido estandarizar las oportunidades del crecimiento económico a la gente luchadora y para ello debemos vernos como socios entre empresa privada y gobierno”, inició diciendo el presidente electo.

En la reunión les reiteró la importancia que tiene para el Estado la recaudación de impuestos ya que ese dinero sirve para la ejecución de obras sociales. Además, les explicó detalladamente su plan para la generación masiva de empleos.

“Sé que ustedes son de los empresarios que sí pagan impuestos, por eso quiero que me ayuden con aquellos que evaden su responsabilidad del pago de impuestos para que honren sus compromisos, porque de esta forma el Estado tendrá los recursos para las obras sociales”, señaló.

Hernández les pidió que “Tengan confianza que en nuestro gobierno habrá transparencia y si es necesario que don Rafael Ferrari mande las cámaras para ver cómo llevan esposado por policías a un funcionario por corrupto, lo vamos hacer. En mi gobierno tendrán que dar resultados, seremos firmes en ese sentido; el que no dé resultados se irá”.

“Al empleado de la Dirección Ejecutiva de Ingresos que se le demuestre que es parte del problema de recaudación, irá a la cárcel, porque no es justo que el país tenga crecimiento económico importante y se recaude menos que en el 2007, San Pedro Sula tributa menos que Tegucigalpa por ponerles un ejemplo y eso es por la defraudación y evasión del fisco”, advirtió.

A FORTALECER A LA POLICÍA
Al finalizar el encuentro con los representantes del Cohep, Hernández se reunió con el alto mando de la Policía Militar, con quienes trató, entre otros temas, el fortalecimiento a esa institución, el proceso de certificación y la forma de mejorarles sus condiciones de trabajo y de vida a oficiales y escala básica.

Entre los objetivos están: remodelación de postas policiales; compra de vehículos y armamento y dotación de logística con los fondos de la Tasa de Seguridad que el propio Hernández impulso cuando fungió como presidente del Congreso Nacional; mejoras salariales, seguros médicos y de vida y los proyectos habitacionales para la escala básica.

Para Hernández, que en su campaña política hizo célebre la frase “Voy a hacer lo que tenga que hacer para que los hondureños recuperemos la paz y la seguridad”, es clave, además, acelerar el proceso de depuración de los operadores de justicia (policías, jueces y fiscales).

Al igual que a los miembros del Cohep, el presidente electo les dijo a los oficiales que “Vamos a un gobierno de gestión por resultados en términos de evaluar los indicadores de los funcionarios públicos para garantizar el éxito. No permitiremos las excusas ni a los haraganes”.

“Pero de igual manera es importante que estimulemos a los buenos policías con mejores salarios, porque ellos arriesgan su vida, conviven diariamente con el peligro; no es justo que ganen lo mismo que aquel funcionario que está en un escritorio”, señaló.

Hay un sistema de incentivos al buen desempeño que debemos construir, que no solamente debe ser individual, sino que puede beneficiar a sus familiares más inmediatos y el reconocimiento de la sociedad en eventos públicos. Eso hace más prestigiosa la Institución –prosiguió diciendo.

Con lo anterior –expuso-, se busca que las madres, esposas e hijos de los miembros del cuerpo policial puedan ser beneficiados con el programa “Vida Mejor” y Bono 10 Mil, lo que les permitirá mejorar su estatus económico.

“Da tristeza ver cheques de un lempira a policías por las deudas que ellos tienen… Debemos ayudarles con los sistemas del Estado para liberar de deudas a la escala básica policial. No puede ser que los que nos brindan la seguridad vivan en condiciones miserables. Cuando ustedes estén fortalecidos vamos a recuperar la paz y la tranquilidad”, finalizó diciéndoles a los jefes policiales, encabezados por el director nacional, Juan Carlos Bonilla.

La agenda del presidente Hernández también incluyo una misa de acción de gracias en la basílica de Suyapa, a donde acudió con dirigentes, bases y simpatizantes del Partido Nacional, para agradecerle a Dios por el triunfo en las elecciones generales.

“Hemos puesto nuestro gobierno en manos de Dios para que nos ilumine y dé la sabiduría para tomar las mejores decisiones para un pueblo que tiene 800 mil familias viviendo en la pobreza y que subsisten con menos de veinte lempiras al día, y eso no puede ser”, expresó el presidente Hernández.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *