San Pedro Sula.- El presidente Juan Orlando Hernández manifestó hoy que “el pueblo hondureño debe atender las recomendaciones que realicen los organismos de socorro para evitar mayores problemas con inundaciones, derrumbes y otras generalidades que se suscitan con el clima”, afectado por las lluvias en varias partes del país.

El mandatario compareció ante los medios de comunicación en San Pedro Sula luego de reunirse con autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), de seguridad y socorro para evaluar los caudales de aguas que fluyen por los distintos ríos, los niveles de retención de la represa El Cajón y otras situaciones derivadas del temporal lluvioso.

Copeco amplió hoy por otras 24 horas la alerta roja que decretó ayer para los departamentos de Cortés, Islas de la Bahía, Colón y Atlántida, a los que este miércoles se sumó Yoro.

“Pedimos a la gente que pueda atender las recomendaciones de Copeco, porque es triste ver que mucha gente cree que no puede pasar nada y por eso pedimos encarecidamente que la gente esté pendiente de este fenómeno natural”, dijo Hernández.

Zonas en alerta

Hernández advirtió que el país en las próximas horas recibirá un mayor grado de afectación porque habrá más lluvias y, por ende mayor caudal, de agua, por lo que “pedimos a la gente que no esperen que los vayan a evacuar”, dijo.

Afirmó que las alcaldías, Copeco, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas se encuentran listos para atender las emergencias que se puedan suscitar, porque “lo que se busca es que evitemos la mayor cantidad de problemas por inundaciones o derrumbes”.

Entre las regiones que necesitan especial atención por el impacto de las lluvias mencionó los Bajos de Choloma, Ramal del Tigre, La Lima y la zona baja de Baracoa.

Trabajo de equipo

Asimismo, el presidente Hernández confirmó que hay un equipo de trabajo que desde ayer, cuando se emitió la emergencia, está planificando y manteniendo en alerta a su personal para resolver inconvenientes que se pudieran suscitar con el fenómeno natural que afecta al país desde ayer en horas de la tarde.

Entre esas dependencias estatales nombró a Copeco, Honduras Invest (que a nombre de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos limpiará vías en caso de derrumbes), el Instituto de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento, entre otras.

“Si hay derrumbes o deslaves, primero hay que esperar que los predios se descarguen de agua para trabajar y realizar soluciones temporales, porque no podemos trabajar en soluciones a largo plazo si aún siguen los grandes caudales de agua”, explicó
Hernández remarcó que la población debe comprender que se buscará solventar los problemas de manera temporal, también porque no se arriesgará la vida de las personas que trabajen con el equipo pesado.

El Cajón en niveles aceptables

Por otro lado, el mandatario desmintió versiones surgidas en algunos medios respecto de posibles descargas que se debían realizar en la represa hidroeléctrica El Cajón para evitar mayores problemas con la retención de agua.

“El Cajón aún está en parámetros normales, no es un tema para alarmarse y aún existe un margen que nos permite aguardar más tiempo”, dijo el titular del Ejecutivo.

Solicitó de manera encarecida que “no se especule con este tema”, y recalcó que cuando organismos como Copeco y los de socorro emitan mensajes de alerta “se vean como tal para evitar males mayores”.

Asimismo, Hernández afirmó que el Gobierno está listo para atender a no menos de 30,000 personas, si se llegara a necesitar, y aseguró que ya se hacen las diligencias pertinentes para asistir a varias familias de Omoa, que han sido evacuadas.

El mandatario afirmó que “se ha hablado con los alcaldes de La Lima y Choloma, para que puedan estar atentos al fenómeno, buscando que los pobladores puedan evacuar a tiempo si es necesario”.

Indicó que se está monitoreando el clima en los departamentos para los que se ha emitido la alerta roja, porque no se quiere entorpecer la costumbre de que los alumnos sumen y sobrepasen el registro de los 200 días de clase.

Sin embargo, ratificó que cuando una comunidad requiera del centro educativo para utilizarlo como albergue es prioritario que se utilice como tal y Copeco tiene la autoridad para habilitarlo en ese sentido.

El Consejo de Ministros decretó ayer martes emergencia nacional para Islas de la Bahía, Cortés, Atlántida y Colón, a los que hoy se sumó Yoro.

Bajo alerta amarilla están Olancho, Santa Bárbara y Gracias a Dios, y en alerta verde Francisco Morazán, El Paraíso y los municipios de Choluteca, Morolica, Marcovia y Apacilagua, en el departamento de Choluteca.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *