Tegucigalpa.- La designación de Álvaro Colom por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), como representante en la mesa de trabajo con el Gobierno de Honduras para analizar el convenio de lucha contra la corrupción y la impunidad, ha generado expectativas positivas en la sociedad hondureña.

“Vemos muy positivo este intercambio de cartas entre el presidente Juan Orlando Hernández y el secretario general de la OEA, Luis Almagro. La respuesta fue casi inmediata nombrando al expresidente (de Guatemala) Álvaro Colom para tratar esta temática que se ha suscitado en los últimos días, relacionado con la Maccih y otros temas como las reformas electorales”, expresó el diputado del Partido Nacional Rolando Dubón.

El congresista indicó que el presidente Hernández, preocupado por algunas interpretaciones que se venían dando sobre la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), tuvo a bien enviar la misiva a Almagro, la que éste contestó de inmediato.

“Todo esto que se ha dado es importante que lo veamos para tratar de mejorar una serie de aspectos que no están claros. Todo lo que hace el presidente, y también el Congreso, se hace con el afán de tener reglas claras y ver la competencia de cada una de las instituciones”, apuntó

Dubón señaló que “en toda crisis debemos de buscar soluciones pero que las mismas se cumplan. La institucionalidad se ve muy salpicada, por lo que debemos buscar los mecanismos para el fortalecimiento de estas”.

Aceptación

El analista Luis Maldonado dijo que Álvaro Colom debe ser recibido y aceptado por todos los hondureños con los honores que se merece dado su perfil y las aportaciones que ha hecho por la democracia en su país.

“Ésta solo es una arista de todo el contexto de la problemática nacional. Es conveniente para Honduras que personalidades como Colom vengan a hacer una valoración y evaluación de la situación. El fortalecimiento institucional y las reformas electorales son de importancia”, manifestó Maldonado.

Para el analista Nelson Ávila, la respuesta de la OEA a la carta enviada por el presidente Hernández ha sido inteligente, ya que este organismo internacional no se puede permitir fracasar en una nación.

“Es un desafío para la OEA ser exitoso porque en otros países no lo han sido, lamentablemente. Todo lo que se hable debe ser vinculante; en nuestra nación se habla demasiado a veces y no se llega a acuerdos”, dijo Ávila.

Cuestionamientos

El diputado Dubón explicó que la queja de la Maccih es porque el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) va a auditar los subsidios de los últimos años y el Congreso Nacional determinó cómo normar y ejecutar un subsidio.

“Hemos venido a tientas en el manejo de algunos recursos. He sido diputado por cinco periodos y me he desenvuelto de la mejor manera. Creo que la aprobación del Congreso no se hace de mala fe porque los subsidios son algo común en Honduras y cualquier país. El diputado tiene una gran cantidad de demandas que satisfacer con el pueblo y es a través del subsidio que se hace”, exteriorizó el congresista.

La controversia entre la Maccih, el Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia y el TSC es a raíz de las auditorías que se van a practicar desde el Tribunal.

“Hay que establecer las reglas claras referente a los subsidios que se liquidan ante la Secretaría de Finanzas y que el TSC haga su trabajo; es el órgano facultado para auditar a quien recibe fondos públicos”, puntualizó Dubón.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *