WASHINGTON.- Las notificaciones constantes de mensajes, llamadas y aplicaciones de nuestros ‘smartphones’ tienen un serio efecto en el cerebro humano, según comentó recientemente el endocrinólogo Robert Lustig.

El portal cita una investigación que revela que el 86% de los estadounidenses afirman chequear su correo electrónico y cuentas en las redes sociales “de forma constante”, lo que, según confiesan, les provoca un gran estrés. Otro estudio mostró que el 89% de los participantes señalaron que sentían notificaciones de teléfono “falsas”, que no tenían lugar en realidad. Esta ansiedad por las notificaciones provoca que la corteza prefrontal del cerebro, responsable de muchas funciones cognitivas importantes, resulte sobrecargada y tenga como resultado que deje de funcionar con normalidad.

Otro problema es que el cerebro de la mayoría de personas, el 97,5 % de la población, es capaz de concentrarse en solo una tarea a la vez. Sin embargo, cada vez que el teléfono recibe una nueva notificación, el dispositivo ‘obliga’ a su dueño a distraerse.

Con ello, se libera en el cerebro la hormona del estrés, el cortisol, junto con dopamina, una hormona que provoca una sensación de placer. Así, el estrés que experimentamos tratando de hacer varias cosas a la vez empeora nuestra condición, pero, al mismo tiempo, deseamos ser distraídos otra vez más debido a la influencia de la dopamina que se libera al recibir un nuevo mensaje.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *