octubre 21, 2020

MOSCÚ.- Rusia condenó la retirada de Estados Unidos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, pero está menos expuesta que los europeos a las consecuencias económicas de las sanciones estadounidenses, que podrían resultar ventajosas para sus empresas.

Mientras que los europeos se esfuerzan por preservar los lazos económicos tejidos con Irán desde la firma del acuerdo en 2015, las empresas rusas se encuentran en una posición ventajosa, señalan los analistas.

“El acuerdo y el levantamiento de las sanciones marcaron la vuelta de las empresas europeas a Irán y una fuerte competencia. En la actualidad, difícilmente podrán continuar y eso da más espacio a Rusia”, afirma el politólogo independiente Vladimir Sotnikov.

“Rusia tiene hoy, más que nunca, carta blanca” para actuar. Las relaciones entre Rusia e Irán, antaño antagonistas, mejoraron mucho con el fin de la Guerra Fría. Cuando los demás países aislaban a Teherán, Moscú aceptó retomar, a mediados de la década de los 1990, el contrato de construcción de la central nuclear de Bushehr (sur de Irán), abandonado por Alemania.

Publicado originalmente por adndigital.com.py

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *