noviembre 28, 2020

Tegucigalpa.- Tal y como lo anunciaron autoridades el viernes en conferencia de prensa, el Gobierno de la República inició hoy una conferencia social-sectorial o diálogo con varios sectores en relación con el conflicto con el sector transporte.

En esta primera cita los sectores de la economía social, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), productores, cooperativas, mujeres campesinas organizadas, discapacitados y patronatos, entre otros, discutieron con el Gobierno las demandas de los transportistas.

El sector transporte ha solicitado al Gobierno una rebaja de 20 lempiras en el impuesto de los combustibles, el que es destinado para varias partidas presupuestarias como salud, educación y seguridad.

Los sectores reunidos hoy han exigido al Gobierno que no tome decisiones unilaterales con los transportistas.

Productores preocupados

“Hemos tratado cosas interesantes de la problemática que ocurre en este país, principalmente en el sector transporte; nosotros le pedimos al Gobierno y a los transportistas que se ponga de acuerdo”, señaló Juan Carlos Urquía, representante del sector productivo.

“Nos están haciendo daño, no solo a nosotros los productores sino también a la sociedad hondureña en general; están paralizando el país un solo rubro que es el transporte. Pónganse la mano en la conciencia”, señaló el productor.

Urquía mencionó los daños que el paro del transporte está causando en el sector educativo, ya que están haciendo que el país se vaya hacia abajo.

“Un país que no trabaja no sale adelante, los productores estamos perdiendo por esos paros de transporte. En dos días perdimos y no queremos que en esta semana sigan con lo mismo”, expresó Urquía.

Discapacitados analizan impacto

Otro de los sectores que está participando en el conversatorio es el de los discapacitados, los que dijeron estar analizando el impacto del paro del transporte, el que ha dejado dos días de pérdidas millonarias.

“Es preocupante esta situación; nuestro sector ha sido bastante afectado, por lo que venimos a esta mesa para analizar el impacto de la solicitud de los transportistas y los beneficios que nosotros tendremos”, señaló Juan Carlos Castro, representante del sector de discapacitados.

“Nuestro sector es bastante vulnerable y por eso queremos escuchar a los dos sectores, conocer los argumentos de los transportistas, en qué nos van a beneficiar, porque el trato que nos dan ha sido pésimo”, expuso Castro.

El representante de los discapacitados hizo un llamado al diálogo a los transportistas para encontrar consensos, salidas a la crisis, ya que todos los argumentos son válidos, pero deben analizarlos.

La Chico paraliza obras

Por su parte, el representante de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Gustavo Boquín, dijo que estos paros del transporte los están obligando a parar las obras.

“Para nosotros esto es grave porque estos paros de transporte significan que tenemos que paralizar obras y seguir pagando empleados; no podemos abastecer otros proyectos de materiales y esto genera pérdidas para las constructoras”, explicó Boquín.

“Eso hace que los precios tiendan a subir porque hay que compensar estas pérdidas a corto plazo, el sector se afecta. Nosotros empleamos a más de 250,000 personas y a diario tienen que desplazarse a sus centros de trabajo”, indicó.

La Chico informó que solo en el sector construcción las pérdidas por el paro de transporte ya suman unos 100 millones de lempiras, por lo que le piden al sector transporte que sea coherente, que se abran al diálogo.

“Sabemos que es una lucha noble, pero el fin no justifica los medios; necesitamos sentarnos a dialogar, pero para que haya un diálogo las partes tienen que estar dispuestas a ceder, a llegar a un entendimiento”, manifestó Boquín.

La invitación

El viernes el Gobierno de la República hizo una invitación a todos los sectores para analizar la petición de los transportistas de rebajar el impuesto al combustible.

“Tenemos la plena voluntad de lograr acuerdos inclusivos, sostenibles y duraderos. Y por esa razón, al mismo tiempo de priorizar las negociaciones con los transportistas, deben reconocer que no pueden estar a costa de los otros sectores”, dijo el Gobierno.

“La consecuencia de acceder a la demanda de cortar un porcentaje importante de los ingresos y programas del Gobierno también necesariamente limitaría la capacidad de responder a otros sectores y necesidades del país”, agregaron.

El Gobierno les consultó a los dueños de las unidades de transporte que en cuántos lempiras estaría bajando el pasaje a cambio del beneficio que están pidiendo. Sin embargo, no han dado respuestas.

Según un estudio del Cohep, si el Gobierno accede a la rebaja de 20 lempiras como piden los transportistas, no habrá recaudo por diesel; por la gasolina regular serían siete lempiras y 11 por la súper.

“Eso implicaría un aproximado de recaudación para el gobierno de 4,005 millones y sacrificaría 8,833 millones de lempiras. Se afectarían los presupuestos de Salud, Educación y Seguridad”, puntualizaron.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *