El Bono Vida Mejor, muestra que efectivamente los hogares están promoviendo el estudio y la salud a la mayoría de los niños hondureños de 0 a 5 años y en edad escolar.
El Programa de Transferencias Monetarias Condicionada (TMC), da resultado a corto plazo, sin embargo, el presidente Juan Orlando Hernández, las autoridades y todo el equipo de SEDIS, se preocupa por darle seguimiento a estas familias hasta hacerlas auto sostenibles.

Este martes 11 de septiembre, comienza el segundo operativo del pago Bono Vida Mejor (BVM), donde se cuenta con más de 600 millones de lempiras para llegar a lo largo y ancho del país, se espera beneficiar más de 350,000 familias entre los dominios de área urbana (cabeceras departamentales), rural (lugares más retirados) y el dominio de discapacidad.

“Ya estamos listos para entregar el Bono Vida Mejor, programa que es parte de los bienes y servicios que ofrece la Secretaria de Desarrollo e Inclusión Social (SEDIS), donde se busca mejorar y dignificar la calidad de vida de los hondureños que menos tienen y más lo necesitan”, expresó la viceministra de SEDIS, Lissi Matute Cano.

El objetivo principal es contribuir con la ruptura del ciclo intergeneracional de la pobreza extrema, a través de la entrega de Transferencias Monetarias Condicionadas a las familias, esto significa enviar y mantener a sus hijos en los centros escolares, atender los controles y protocolos básicos establecidos por el sistema nacional de salud, así como la garantía de una nutrición apropiada para cada etapa del ciclo de vida.

La entrega iniciará en los departamentos de Francisco Morazán, Cortés, Atlántida, Yoro y Valle esto comprende el dominio urbano, por otra parte, en el dominio rural están Lempira, Colón, Copan y El Paraíso.

“Vamos a dar inicio con estos departamentos, pero esto es solo el inicio, sin embargo, llegaremos a todos los municipios que tenemos cobertura del Bono Vida Mejor, gran parte de los fondos con los que se financia este programa sale del fideicomiso de solidaridad que es el 3 por ciento y otra parte son con préstamos que ha suscrito el Gobierno de la República con organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM)”, Afirmó Matute.

Estos bonos se entregan cuatrimestralmente y el impacto ha sido muy grande, según el informe final de resultados del levantamiento de información y evaluación de impacto del programa de transferencias monetarias condicionadas Bono Vida Mejor.

Donde participaron, la Secretaría de Integración Social de Honduras (SSIS), Sistemas Integrales, firma chilena encargada de la interventoría de calidad de la información recogida en campo, Instituto Nacional de Investigación y Capacitación (INICE) de la Secretaría de Educación, Sistema de Información Gerencial (SIG), Unidad Coordinadora de Proyecto (UCP), Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo.

El universo de estudio fue de 375 aldeas de las que se seleccionaron aleatoriamente dos grupos, uno de tratamiento y otro de control. La aleatorización se realizó de manera estratificada, por departamento y nivel de marginación. La muestra se dividió en partes iguales dentro de cada estrato, y cuando había un número impar de aldeas en un estrato, se asignaba una aldea más al grupo de tratamiento.

Resultados:

Salud y reproducción, se halló evidencia de una disminución de 3.8 puntos porcentuales de enfermos de diarrea aguda, y 4 puntos de las infecciones respiratorias, lo anterior permite concluir que el programa BVM no solo reduce la probabilidad de contraer alguno de las dos enfermedades más frecuentes entre los niños, sino que contribuye a combatir la cultura de la automedicación identificada también en el marco de la presente evaluación. El aumento en la probabilidad en asistir a un control de crecimiento y desarrollo no solamente se encuentra ante la presencia de una enfermedad, también se refleja en los controles de talla y peso con un aumento de 11.3 puntos para los beneficiados por el programa, adicionalmente una reducción en el embarazo general de 12.9 puntos.

Nutrición y Anemia, el programa tiene un impacto importante en la cantidad de niños que tienen desnutrición global, el cual presenta una disminución de 1.8 puntos porcentuales, lo cual equivale a una disminución del 26 por ciento de los niños y niñas menores de 5 años que se clasificaban en desnutrición global, se encontró además que el programa reduce en 4 puntos porcentuales la presencia de anemia en los niños y esto equivale a una reducción del 14 por ciento de la población con anemia.

Educación, se identificó un aumento positivo y significativo de la matrícula en el 2016 de 5.1 puntos, este impacto se vuelve a evidenciar en el año 2017 con un incremento de 4.6 puntos de los matriculados en un centro educativo.

Patrones de consumo, se generó un impacto positivo en el aporte nutricional de la canasta consumida por los hogares tratados de 2. 54 unidades. Adicionalmente se halló que la calidad de la canasta promedio en los hogares de la muestra de evaluación se encuentra en un rango aceptable según lo recomendado por el “United Nations World Food Programme”.

Pobreza, La mayor reducción de pobreza se da en las condiciones de la vivienda, logrando una reducción del 18.8 por ciento, gran parte de este aumento parece estar concentrado en los ingresos de los empleados 16 por ciento y especialmente en ingresos por un medio diferente al laboral 47 por ciento.

Trabajo Infantil, El programa logra restaurar a los niños sus derechos y elimina una violación a la convención de los Derechos del Niño, se encontró una disminución de 2.36 puntos porcentuales en el trabajo infantil por edad que realmente se debe a un impacto de 4 puntos porcentuales sobre los niños de tercer ciclo educativo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *