Los programas de financiamiento de bonos para viviendas y para el sector agroalimentario son dos de los sectores que seguirán ocupando un importante espacio en la agenda de Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández en los más de dos años que le restan de su segundo mandato, anunció el ministro de la Presidencia, Ebal Díaz.

Díaz, en el foro de Canal 11, refirió que ambos sectores han mostrado avances significativos en los últimos años y ratificó que, si bien el déficit habitacional sobrepasa las 300.000 viviendas, “se ha hecho una labor grandiosa, al grado que hoy muchos han cumplido su sueño de tener su propia casa, aunque reconocemos que falta mucho por hacer”.

Expresó que en una primera fase del programa gubernamental “950 millones de lempiras fueron bien utilizados por las personas que necesitaban una vivienda, porque ha permitido que gente que no tenía para pagar la prima pudiese hacerlo; o bien gente que hoy en día adquiere vivienda a una tasa de 8.7 %, bajando la cuota de 15.000 a 10.000 lempiras en algunos casos”.

Sobre ese programa, Díaz apuntó que “en determinado momento se dijo que no habían fondos, pero lo cierto es que el programa de bonos para vivienda ha sido aprovechado por los hondureños y nos hemos visto obligados a recapitalizar (con 1.200 millones de lempiras) para que más hondureños sigan contando con esas oportunidades”.

Viviendas y empleo

Díaz expuso que el sector vivienda ha mostrado un importante repunte en Honduras y eso se puede notar en la medida que muchos programas han resultado un éxito; por ejemplo, El Sueño De Ser Dueño lo ha demostrado, además de que el programa se presta para ser un fuerte generador de empleos.

“A la vez que atacamos el problema de la falta de vivienda, igual se genera mucho empleo si se toma en cuenta que cada casa requiere de no menos de ocho a 12 personas trabajando, y el movimiento ha sido fuerte”, indicó.

Reconoció que si bien el déficit habitacional es de 300.000 viviendas y el de soluciones habitacionales de casi 900.000 (ampliaciones de casas, mejoras y más), “no se puede desconocer que hemos avanzado y seguiremos trabajando en este esquema con fuerza porque ha sido un gran éxito para el país”.

Banadesa y Banhprovi

Consultado sobre los dos bancos estatales, Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) y Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi), explicó que son dos casos totalmente diferentes, porque uno ha sido perjudicado por las malas prácticas del pasado y el otro ha resurgido incluso con agencias de primer piso para favorecer a los sectores productivos.

Díaz expuso que “Banadesa podría estar ofreciendo soluciones a los productores en este momento; sin embargo, sucumbió al canto de las sirenas, porque en su momento algunos financiamientos los bajaron a tasa de 2 % y 20 años plazo, y entonces el nivel de deuda pasó de 18 %, que era alta, a 80 %”.

Afirmó que el Gobierno como tal no puede cerrar el banco, sino que “es un tema que debe pasar por el Congreso Nacional, y cuando lo enviamos (el proyecto de cierre) no se consiguió la mayoría calificada; entonces, allí va a seguir intentando recuperarse”.

Uno de los mayores problemas es que en Banadesa se dieron condonaciones tras condonaciones y eso fue una pérdida para los mismos productores -añadió- porque al final se descubrió que los que tienen deudas con Banadesa sí le cancelan al sector privado y allí están al día.

El funcionario resaltó que Banhprovi ha crecido como banco, hoy en día cuenta con algunas agencias de primer piso, ha incursionado en temas de vivienda, préstamos a micros y pequeñas empresas y su cartera de clientes sigue creciendo.

“Honduras, gracias a poner sus finanzas en orden, ha logrado trabajar en materia de vivienda y de apoyo a la micro y pequeña empresa, y eso implica seguir apoyando al sector agro alimentario, como ha sucedido en los últimos años”, manifestó Díaz.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *