Honduras negocia con Estados Unidos un acuerdo que permita a los connacionales obtener empleos y otras ventajas que ayuden a controlar el flujo de migrantes y que de paso se genere el factor seguridad sobre las remesas, los empleos de maquilas y las exportaciones hondureñas hacia ese país, dijo el presidente Juan Orlando Hernández.

Hernández dijo en una entrevista en el canal de televisión HCH que Honduras ha planteado a Estados Unidos un esquema de apoyo de cuatro puntos fundamentales para generar oportunidades de empleo e ingresos para los hondureños.

“Centroamérica por décadas ha tenido un flujo migratorio fluido, pero en los últimos años se ha incrementado el flujo de África, Haití, Cuba, a través de Suramérica y pasando por Honduras, con la particularidad de que ahora Estados Unidos ha cerrado sus fronteras, al grado de llegar advertir a México que si seguía permitiendo el paso de migrantes se iba a negar la entrada de productos de ese país a Estados Unidos”, refirió el mandatario.

Añadió que se ha hablado de poner un impuesto a las remesas de México y Guatemala, y ese puede ser un efecto importante en la economía de estos países y, por lo tanto, “nosotros creemos que debemos construir un acuerdo en toda la región, porque solo el año anterior pasaron más de 70.000 personas” de países extrarregionales.

Hernández se preguntó: “¿Qué pasaría si Honduras no se convierte en un tercer país seguro para evitar que esos extranjeros se queden aquí y tengamos la obligación de atenderlos? Creemos que Honduras debe ser un país también seguro, para evitar que se nos complique la situación”.

No han advertido a Honduras

El presidente Hernández indicó que se conversa con Estados Unidos y que incluso hoy hay una delegación de alto nivel de ese país “conversando con nuestra gente, como ya estuvimos la semana anterior en Washington, e incluso la semana anterior a esa estuve conversando con el ministro de Seguridad Interior (Kevin McAleenan) sobre el tema”.

Al consultarle si a Honduras también se le expuso la advertencia hecha a México, de aplicarle sanciones, Hernández respondió: “A mí no me la han hecho, no me lo han dicho, pero aquí los medios pasaron lo que dijo el presidente (Donald) Trump literalmente de México y de Guatemala”.

Remarcó: “A mí no me lo han dicho, pero no se puede esperar a que se lo digan sin analizar el contexto, y al final nosotros tenemos una enorme cantidad de empleos solo de la maquila, al menos unos 168.000, amparados en el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos”.

El gobernante se preguntó: “¿Qué pasaría si le imponen un impuesto a la maquila hondureña? No escondo el temor e igual debo reconocer que uno de los principales ingresos son las remesas y que le pongan un impuesto sería un gran impacto para la economía”, y agregó que “esa es una realidad porque ya se anunció para Guatemala y México”.

El país seguro

Hernández afirmó que “Honduras debe ser un país seguro en la medida que evitemos que se aglomere o pueda crecer una ola enorme de extranjeros en territorio nacional, puesto que estamos luchando para que nuestra gente tenga más y mejores oportunidades; sería más difícil, por ejemplo, con una carga de 70.000 personas que vengan de África o de Cuba”.

Refirió que no se puede dejar de atender a los migrantes y por eso “un país seguro para Honduras en términos de evitar ese problema es un objetivo en las negociaciones”.

El mandatario dijo que Honduras cree que “se debe llegar a un acuerdo bilateral con Estados Unidos, que nuestras fronteras, Nicaragua-Honduras, Guatemala- Honduras, sean fronteras seguras, se tenga presencia allí, se pueda cumplir con las obligaciones internacionales, entre otros temas”.

Enfatizó que si llega gente pidiendo asilo, se le debe escuchar, investigar si procede la solicitud, “pero eso tiene un costo”.

Subrayó que en las conversaciones con Estados Unidos se agrega el tema de seguridad, porque se ha descubierto que “en Honduras existe una mafia desde hace décadas, de traficantes de personas, y si no se investiga y se judicializa, o a los que provocan las caravanas, no estaríamos en nada”.

Incluso, añadió Hernández, se debe incluir a las maras y pandillas porque igual provocan ese fenómeno migratorio, además de la lucha en general contra el crimen organizado, que también ha sido culpable del problema de migración y ha perjudicado la economía de Honduras.

También se incluye el tema de la inversión, de oportunidades de ingresos y de empleos en Honduras.

La propuesta de Honduras

El mandatario expuso que Honduras propone que “la mesa sea por lo menos de tres patas, una de ellas la oportunidad de visas para que hondureños vayan a trabajar a las fincas de Estados Unidos, incluso hay muy buena gente en materia de construcción”.

Igual se habla de trabajo para marinos hondureños, “un tema que se ha venido trabajando con la Asociación de Cruceros de la Florida; ya pasó la ley por el Congreso Nacional y ahora se le pide al Gobierno de Estados Unidos que avale el acuerdo de largo plazo, y podríamos tener la opción de unos 25.000 marinos trabajando en restaurantes, cocinas y en maquinaria o mantenimiento de los cruceros”, indicó.

La otra oportunidad que se ha descubierto en un trabajo con la Universidad de Harvard “es que, como Honduras tiene una buena cantidad de población bilingüe, en poco tiempo se agregue el lenguaje técnico a muchas enfermeras que puedan trabajar en Estados Unidos porque allá casi no se encuentran enfermeras; esa es una gran oportunidad”, recalcó Hernández.

La otra opción es que “como un fondo del Gobierno de Estados Unidos que se llama OPIC (Overseas Private Investment Corporation, institución financiera de desarrollo que moviliza capital privado para ayudar a resolver problemas críticos de desarrollo), y que ya modificó restricciones que tenía, pueda tener presencia en Honduras para que apoye programas de acceso al crédito para micro y pequeña empresa”.

Sobre todo, dijo Hernández, “se debe fortalecer el Tratado de Libre Comercio Centroamérica-Estados Unidos”.

“Son las cartas en la mesa y esperamos que pronto podamos llegar a un acuerdo”, puntualizó.

El mandatario expresó que las conversaciones las ha sostenido Estados Unidos con Colombia, Ecuador, Brasil y es con todo el continente.

Añadió que el Gobierno de Honduras “está claro y de frente”, buscando que no se ponga un impuesto a las remesas y que se pongan en peligro los empleos que generan las empresas exportadoras de Honduras y las maquilas, o cualquier otro tipo de exportaciones, “aunque igual esta puede ser una oportunidad”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *