La designada presidencial y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, encabezó la mañana de este viernes, la ceremonia mediante la que se inauguraron las modernas instalaciones que albergarán las oficinas del Proyecto de Gestión de Riesgos de Desastres, el edificio anexo y el área de mantenimiento de vehículos de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO).

En la ceremonia también participó el representante residente del Banco Mundial en Honduras, Giuseppe Zampaglione, quien señaló que las instalaciones que se han inaugurado forman parte del compromiso que ese organismo multilateral y el Gobierno de Honduras han acordado desde hace años para fortalecer el Sistema Nacional de Manejo y Gestión de Desastres Naturales.

Agregó que la capacitación y la capacidad de reaccionar de manera pronta y puntual, es parte de las respuestas más modernas y actuales para enfrentar los desastres naturales en un país muy vulnerable.

“Nos llama la atención el involucramiento y el enfoque que a nivel local ha tenido este proyecto en los últimos años y en los últimos meses; se puede dar una respuesta local fuerte y clara que se puede responder, por un lado a las emergencias, pero también armar un mecanismo para alcanzar el nivel de prevención necesario”, apuntó Zampaglione.

Agradeció el liderazgo de la designada presidencial, María Antonieta Guillén y al titular de COPECO, Lisandro Rosales, así como de todos los funcionarios y empleados del organismo por el trabajo realizado en favor de la gestión de riesgos y que ha contribuido al fortalecimiento el sistema de alerta temprana y gestión de riesgos de desastres.

Destacó que es importante que esas políticas tengan un marco de continuidad y apoyo entre dos administraciones, lo que debe extenderse a la capacitación del personal en lo que el Banco Mundial ha invertido bastantes recursos por lo que se espera que ese respaldo continúe en el futuro.

El funcionario indicó que se ha estado conversando con el Gobierno, acerca de la posibilidad de que Honduras se pueda incorporar al mecanismo del Fondo de Seguro Contra Riesgos de Catástrofes para el Caribe (CCRIF, por su sigla en inglés), donde el país tendría una ventanilla para asegurar los bienes del país.

De su lado, el titular de COPECO, Lisandro Rosales, recordó que en su gestión, han sido cuatro años bastante difíciles para el país que ha sido afectado por cinco tormentas de gran magnitud, un sinnúmero de emergencias menores, dos crisis de dengue en 2010 y 2013, un incendio a una cárcel con 361 hondureños que perdieron la vida y un siniestro en los mercados capitalinos, entre otros, que con la ayuda de Dios y la colaboración de todos, se han logrado enfrentar.

El funcionario dio gracias a Dios por haberlo llevado a un lugar donde debía estar y no donde él quería estar y en ese sentido, recordó que el 10 de febrero de 2010, recibió una llamada de la designada presidencial, María Antonieta Guillén, donde le felicitaba porque asumía la titularidad de la COPECO y le expresó que “no es el puesto el que hace al hombre, es el hombre el que hace el puesto”.

Indicó que durante los cuatro años de su gestión pudo darse cuenta que el país es altamente vulnerable a los desastres naturales con multiamenazas por lo que se necesita estar mejor preparados para evitar principalmente la muerte de personas y en ese sentido, logró tener una visión clara sobre la gestión integral de riesgo y lo que significa estar en COPECO.

En ese sentido, resaltó la construcción de las oficinas del Proyecto de Gestión de Riesgos de Desastres en un tiempo record al tiempo que agradeció el apoyo del Banco Mundial al proceso que solamente fue de ocho meses.

Señaló que al mismo tiempo se están inaugurando simbólicamente otras cinco obras que ya están concluidas en prevención de desastres; una en San Manuel, San Antonio, Pimienta y Potrerillos, en el departamento de Cortés y otra en Santa Rita de Yoro que contribuirán a reducir la vulnerabilidad en al menos otros 21 municipios.

Asimismo, se inauguró el edificio anexo al Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, ya que cuando el paso de la tormenta Agatha en 2010, no había ni dónde proyectarle al Presidente Porfirio Lobo, la situación, no había ni dónde sentarse ni dónde descansara el personal, sin computadoras y diezmado.

Ahora se ha convertido en el mejor Centro de Operaciones de Emergencia de Centroamérica con instalaciones que cuentan con áreas de descanso, local para la alimentación del personal y una sala de manejo de crisis presidencial que cuenta con toda la capacidad técnica para poder atender cualquier eventualidad.

Recordó que cuando asumió el cargo, COPECO, únicamente contaba con ocho automóviles y ahora está dejando la institución con 132 vehículos que no son para que el personal ande paseando sino para beneficiar a los hondureños y que van desde ambulaciones y camiones cisterna, hasta máquinas forestales y una cocina móvil, es decir son carros de trabajo adquiridos con el apoyo de España, Dinamarca, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros países y organismos que confiaron y creyeron en su gestión.

En ese sentido, queda una institución fuerte que ha construido desde grandes obras hasta pequeñitas y que ha robustecido los procesos de prevención, alerta temprana, capacidad de respuesta inmediata y rehabilitación de emergencias, lo que significa que ahora hay una verdadera protección civil, aseveró Rosales.

Por su parte, la designada presidencial, María Antonieta Guillén, manifestó que los logros enunciados por Rosales, evidencian el trabajo y el compromiso que el funcionario no pudo haber hecho solo, sino que necesitó de un equipo que lo respaldó, apoyó y le cumplió y hoy esos resultados, son palpables.

Agradeció la apertura del Banco Mundial en el tema de gestión de riesgos ya que ha sido la agencia que ha estado más directamente involucrada en ese aspecto y prueba de ello es la inauguración de las instalaciones de la oficina del Proyecto de Gestión de Riesgos de Desastres que ese organismo ha financiado.

Destacó que el principal propósito de esa unidad, es fortalecer las capacidades del Estado para hacer frente a los riesgos y desastres tanto a nivel municipal como a nivel nacional y la idea es buscar un mecanismo de atención integral que queda bastante organizado.

Resaltó que es estimulante escuchar que COPECO es una institución que tiene los recursos humanos formados y capacitados en el tema de desastres naturales e igualmente equipos y tecnología y todos los mecanismos para dar un buen servicio.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *