España.- El Real Madrid dejó al campeón contra las cuerdas, se impuso al Atlético de Madrid con un marcador de 3-0 y dio un paso al frente hacia la final de la Copa del Rey a expensas aún de un giro al duelo, en el partido de la próxima semana en el Vicente Calderón.

El conjunto blanco, más ambicioso que un rival que pretendió no salir del guión que acostumbra, acabó con la impecable racha del líder de Primera, que acumulaba hasta la fecha 23 partidos seguidos, sin perder desde el 19 de octubre del pasado año, contra el Espanyol.

Más memoria hay que hacer para contemplar cuando encajó tres goles con Simeone en el banco, en el mes de enero del año 2013 en San Mamés contra el Athletic.

De paso, el conjunto madridista se quitó un peso de encima, un rival con el que había caído en los dos partidos recientes en los que se había enfrentado en la final de Copa y el de Liga del presente curso.

El Real Madrid volvió a prescindir de Gareth Bale, que se quedó al margen de la convocatoria de un partido que arrancó con los papeles definidos. Encontró el equipo de Carlo Ancelotti dificultades para elaborar con soltura ante un rival ordenado, con Diego Ribas, la flamante adquisición invernal, como titular por primera vez en esta nueva etapa.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *