Tegucigalpa. El presidente Juan Orlando Hernández advirtió hoy que los hospitales móviles solo se darán por bien recibidos “cuando estén funcionando todos sus equipos, que lo hagan de manera integral y que todo sea nuevo y de primera”, bajo la modalidad llave en mano que maneja Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

Hernández aclaró, en el canal HCH, que “una cosa es lo que el Congreso Nacional autorice al Poder Ejecutivo para conseguir financiamiento con los multilaterales y otra cosa muy distinta es lo que aprueban los mismos o lo que se recibe en concepto de préstamos, o lo que ha llegado al país”.

Remarcó que respecto “de la adquisición de insumos, de los hospitales móviles, se requirió con prontitud, por lo que se llamó en ese momento la integralidad para poder atender a esta pandemia”.

Al margen de las investigaciones que se han dado y que tienen que darse sobre los hospitales móviles, “nos interesa saber qué se hizo bien y qué no, pero, mientras, ese equipo vino a Honduras, debe instalarse rápido y con diligencia, pero hacerlo bien”, enfatizó.

El gobernante explicó que “el concepto de llave en mano que ha venido manejando Invest-H significa que Honduras estará dando por bien recibidos los hospitales siempre y cuando todo el equipo sea de primera, nuevo, esté conectado y funcionando”.

“Ya están todos los contenedores en los planteles, pero ahora deben conectarlos unos con otros y se debe revisar si todo viene completo, si cada cama viene con la conectividad de oxígeno, y de los otros aparatos delicados para atender a los pacientes, incluso los sistemas que trae el hospital para que funcione integralmente”, dijo Hernández.

Añadió que eso implica los laboratorios, triajes, cuidados intensivos, las unidades de alta dependencia

“Tienen que funcionar integralmente, con equipo de primera, nuevo, y allí es cuando Invest-H tendría que dar por bien recibido”, recalcó.

Hernández explicó que “se está trabajando todo el día y parte de la noche, y se debe hacer bien, porque es equipo delicado y debe estar bien conectado y calibrado”.

Cada quien agarró responsabilidades

El mandatario dijo que “en medio de una pandemia todo apunta a cosas difíciles y lo estamos viendo con los muertos que tenemos y los niveles de contagio que tenemos, pero cuando a mí me dijeron que íbamos a tener 40.000 muertos todos nos preocupamos y establecimos prioridades”.

“Cada quien agarró sus responsabilidad; nosotros enviamos al Congreso lo que teníamos que mandar, pero es obvio que el funcionario está obligado a actuar dentro del marco de la ley, dentro de los principios de buena diligencia”, dijo.

Relató que “yo paso todos los días puyando y puyando para que se hagan las cosas dentro de los parámetros de la debida diligencia y dentro del marco de la ley, pero uno no puede estar pendiente de todas las cosas porque si no se pierde”.

Puso como ejemplo que “en medio de la pandemia, dentro del marco de las operaciones de seguridad, se ha decomisado en cuatro operaciones más droga de la que se ha decomisado todo el año pasado”.

Comentó que se atiende el tema del narcotráfico, las extorsiones, los crímenes, conocer cómo va a comer la gente si se le pide que se quede en casa, atendiendo a casi tres millones de personas, además del financiamiento que se busca para diversas actividades.

Manifestó que son miles de temas, entre estos adquisición de medicamentos, hablar con presidentes de otros países para que permitan salida de insumos, de equipos.

“Es un tema de estar en múltiples ocupaciones y para eso hay equipos que se encargan de ejecutar lo que está planificado”, indicó.

Al hablar del aspecto llave en mano de los hospitales móviles, “Honduras solo puede darse satisfecha y por bien recibido los hospitales si están funcionando correctamente, que funcionan bien cada una de sus partes y de manera integral, y con equipo nuevo y de primera, porque es lo que el Estado de Honduras se merece y es lo que se planteó en un inicio”.

Sobre su expresión de que no iba a tolerar actos de corrupción durante la pandemia, Hernández recordó que “todo el mundo está advertido desde un inicio” y que, “primero, nadie está por encima de la ley, y antes de eso es que cada servidor público se debe a su pueblo y a su gente, y lo que se está administrando es sagrado, es del pueblo hondureño”.

Indicó que en medio de las circunstancias difíciles que se viven, “todos tenemos que entender que hay que actuar en beneficio de la gente, con mucha diligencia, y que estamos en la obligación de explicarle al pueblo hondureño cómo se invierte cada centavo, y el pueblo hondureño está en su derecho de saber cómo se hicieron las cosas”.

Se solicitó apoyo

Hernández dijo que antes de empezar a trabajar en la atención de la pandemia “yo pedí a la ministra Coordinadora, Martha Doblado, que me consiguiera una llamada con los magistrados del Tribunal Superior de Cuentas, y les dije: ‘Señores, lo que Honduras va a enfrentar no lo ha visto nunca en la historia, son momentos difíciles, vamos a necesitar actuar ágilmente, pero enmarcados dentro de la ley’”.

Recordó que les solicitó a los miembros del Tribunal Superior de Cuentas que acompañaran “al Poder Ejecutivo y también a las municipalidades en un proceso de auditorías diarias o en tiempo real, porque acababa de sancionar un decreto en el que se le daban las facultades al Tribunal, ya no de auditar hasta que pase un año, porque eso era un error, porque se debe hacer desde que se está ejecutando, ir auditando”.

Recordó también que pidió a muchas organizaciones, como el Fonac, ASJ, Foprideh, Cohep, entre otros, “que nos ayudaran con los procesos de veeduría y los reuní con los funcionarios que iban a ejecutar, y hasta les dije que debían darle a los veedores todas las facilidades para hacer su trabajo”.

Asimismo, expuso que “se solicitó el apoyo de la OPS y OMS, en diversos asuntos; compramos 23millones de lempiras de equipo de protección personal, aunque algunos dijeron que era donado, pero fue una compra de esta gestión administrativa y vienen otros 50 millones”.

Sobre el extenso trabajo que se debe realizar para favorecer al pueblo hondureño, rememoró que hace varios días solicitó a un funcionario del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que “nos ayudaran a montar un sistema transparente para que la gente que vive con el día a día pudiese recibir ayuda para comprar sus alimentos”.

“Pero hasta el día de hoy no se tiene respuesta al respecto, pero queremos que la gente reciba su dinero ahora, en su celular, porque lo necesita en este momento”, dijo.

Hernández informó que Invest-H, por medio del Banco Mundial, “está trabajando en la adquisición de equipo por un monto de 20 millones de dólares, en equipo que los hospitales necesitan, así como equipo de protección personal y es va a ser una enorme contribución, pero ya se está avanzando”.

La gran diferencia

Sobre los préstamos solicitados por el Gobierno en los últimos meses y al preguntarse la gente que dónde está el dinero, dijo que “hay una diferencia entre la cantidad autorizada, pero eso no significa que lo han aprobado los bancos, porque una cosa es lo que se autoriza por parte del Congreso y lo que se gestiona ante los bancos, y el asunto es que de todo lo que se pide no todo sale aprobado”.

Explicó que una vez aprobado el dinero, o la donación, “viene el proceso de ejecutarlo para que venga al país, y una vez en el país Finanzas lo distribuye en los diferentes proyectos. Es decir, que la diferencia entre lo que autoriza el Congreso Nacional y lo que los entes financieros autorizan, es distinta, y luego vienen otra serie de trámites”.

Hernández dijo “que es una obligación de la ministra de Finanzas explicar cuánto dinero hay por medio de financiamientos, cuánto se aprobó, el monto que se ejecuta y lo que queda pendiente o lo que no se aprobó, porque es una enorme diferencia entre un caso y otro”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *