Tegucigalpa. Ocho cilindros de oxigeno de 8,500 libras cada uno fueron comprados por el Instituto Nacional Penitenciario (INP) para dotar los establecimientos que albergan la mayor cantidad de personas privadas de libertad, los cuales se asignaran a la clínica de cada recinto.

El Coronel de Infantería Miguel Mejía Medina, Gerente Administrativo del INP informó que los tanques de oxigeno junto a los respectivos manómetros fueron adquiridos en Estados Unidos, desembarcados el fin de semana y hoy se entregaron los primeros dos en la Penitenciaria Nacional de Támara.

“También se entregarán la misma cantidad en Ilama, Santa Bárbara, Moroceli, El Paraíso y El Porvenir “Siria”, Francisco Morazán”. Los hemos comprado para mejorar las atenciones de las personas privadas de libertad. Asimismo, se ha contratado a mas de 120 profesionales de la salud: médicos, licenciadas en enfermería y auxiliares, microbiólogos para el manejo del laboratorio penitenciario”.

Preparándose para posible rebrote

Menciono, que hemos estado dando seguimiento al comportamiento que ha tenido el virus (covid -19) a nivel internacional y hemos visto como en países como España e Italia ha habido un rebote, nosotros en una actitud proactiva previniendo que se pueda dar algo similar en el país, estamos adelantándonos y estamos abasteciendo de cilindros de oxigeno a los centros penitenciarios más grandes.

De igual manera y para garantizar el cumplimiento y aplicación de los tratamientos “hemos ejecutado presupuestariamente en estos tres meses un aproximado de 3.5 millones de lempiras para adquirir medicamentos para la atención de las personas privadas de libertad, para enfermedades comunes y crónicas”.

Creemos que el esfuerzo que esta haciendo el Estado de Honduras para el cuidado de su población penitenciaria ha sido grande, los resultados ustedes los pueden observar en la salud de los privados y en todas las áreas se hace un esfuerzo muy grande por tratar de darles lo mejor dentro de las posibilidades que tengamos, aseguró.

Por su parte, la encargada del área médica en la penitenciaria de támara afirmó, que “estos tanques de oxígeno serán de mucho beneficio ya que se podrá atender al paciente sin necesidades de remitirlo a un hospital, les podremos brindar mejor atención, en especial a los que necesitan de oxígeno.

Antecedentes

Desde el inicio de la pandemia producto del Covid-19, el INP se ha encargado de suministrar productos para la correcta aplicación de las medidas de bioseguridad, ha distribuido mascarillas y equipo médico, además del tratamiento para cada uno de los privados de libertad disminuyendo el riesgo que pierdan su vida a causa de alguna enfermedad o virus.

Al mismo tiempo se ha conformado un equipo de trabajo para atender a la población penitenciaria en conjunto con la Secretaria de Salud y sus diferentes Regiones Sanitarias, el Comité Permanente de Contingencias (Copeco), el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre otros organismos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *