Tegucigalpa. Médicos Sin Fronteras (MSF) busca brindar atención médica integral a la mayor cantidad posible de personas afectadas en Choloma, departamento de Cortés; donde alrededor del 50% de los centros de salud continúan cerrados o han sido afectados por los huracanes Eta e Iota.

Tras más de 20 días de intervención continua, MSF ha dado atención médica, psicológica y actividades de promoción de la salud, llegando a lugares y albergues con alrededor de 14,800 personas. Asimismo, ha repartido 545 kits de limpieza, kits prevención de COVID-19 y agua.

“Las lluvias continúan y las poblaciones afectadas no tienen acceso a servicios de salud por daños en las instalaciones u obstrucción en las vías. Esta emergencia ha supuesto retos para la población, para las autoridades y para las organizaciones no gubernamentales”, dijo Juan Carlos Arteaga, coordinador de proyecto de MSF en Choloma.

Se han brindado 1,234 consultas médicas hasta el 24 de noviembre, en las que principalmente se han atendido infecciones respiratorias y de la piel. Además, MSF ha realizado 140 intervenciones de salud mental grupales y 58 consultas individuales; en las que se ha trabajado temas de duelo, pérdida, manejo del estrés y prevención de la violencia sexual, teniendo en cuenta los posibles riesgos y vulnerabilidades de las personas afectadas.

“Coordinamos con otras organizaciones y comités municipales para priorizar la asistencia y no duplicar esfuerzos. Médicos Sin Fronteras desde el día uno de la emergencia busca acceder a las comunidades que más lo necesitan, en zonas donde nadie ha llegado aún con ningún tipo de asistencia médica o de salud mental”, reiteró Arteaga.

Hasta el 25 de noviembre, se estima que 89,335 personas están en albergues y 399,062 han sido evacuadas de sus hogares. Casi un tercio de la población del país ha sido afectada en esta emergencia, la mayor parte en el departamento de Cortés

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *