Coordinadores del Protocolo de Evaluación Biológica y Monitoreo Pesquero de Pepino de Mar, de la Dirección General de Pesca y Acuicultura, (DIGIEPESCA), de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, (SAG), y la Fuerza Naval de Honduras, realizaron inspecciones en los centros de acopio de Puerto Lempira y Cauquira, en la Mosquitia hondureña.

Esto con el fin de realizar un inventario del producto en existencia en los centros de acopio para verificar la trazabilidad del Pepino de Mar Holoturia mexicana, (Molongo), proveniente de las embarcaciones artesanales autorizadas en el Protocolo.

El proceso de inspección se realiza para combatir la Pesca Ilegal No Declarada y no Reglamentada, la cual amenaza las especies de interés comercial, así como los ecosistemas marinos y las iniciativas de protección y conservación de la biodiversidad marina a través de la gestión sostenible de la pesca.
Los centros de acopio son un espacio para la recepción y almacenamiento del pepino de mar procedente de las embarcaciones artesanales, quienes lo envían a través de los barcos cargueros Costa III y Galvanic II, con destino hacia La Ceiba a las plantas procesadoras autorizadas por la SAG.
Estos centros de acopio, ubicados en Cauquira y Puerto Lempira tienen la función de reunir la producción de los pescadores artesanales a quienes se les han emitido licencias de pesca para participar en el protocolo en mención, estos centros de distribución hacia La Ceiba evitan que el producto de pepino de mar perezca, ya que se mantiene en forma de salmuera o congelado.
En la jornada de inspección participaron los coordinadores del Protocolo de Evaluación Biológica y Monitoreo Pesquero de Pepino de Mar, la bióloga Stephanie Jiménez, el biólogo David Suansin, técnico de la Regional de Puerto Lempira y Santos Castro, de DIGEPESCA, asimismo, miembros de la Fuerza Naval de Honduras.
La pesca artesanal de pepino de mar cuenta con una flota de 42 embarcaciones artesanales seleccionadas, cada embarcación tiene permitido una cuota de 13,714 para hacer un total de 576 mil libras entre todas las embarcaciones.

Related Posts

  1. Isabela García says:

    La sobreexplotación de nuestros océanos es una de las causas del deterioro de la Tierra, y las comunidades humanas (pues, dependemos de ella para sobrevivir). Entre el 50-80% del oxígeno en nuestra atmósera proviene de organismos marinos, mismos que corren peligro por la sobrepesca, y la destrucción de los ecosistemas marinos, causadas por la actividad humana. Un “pequeño” pepino de mar podrá parecer insignificante, pero no debemos olvidar que ese pepino de mar tiene una función en el ecosistema en el que habita, y por ende, ayuda a mantener el equilibrio del mismo. Porque hemos ignorado la importancia los organismos con los que compartimos esta “casa común” (la única que tenemos), es que hoy estamos en crisis. Hemos menospreciado la vida que la tierra ha creado, y ya empezamos a pagar las consecuencias. La protección la biodiversidad es nuestro mecanismo de supervivencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *