La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, advirtió este martes que es probable que la agencia administradora agote el 18 de octubre las medidas para seguir financiando al Gobierno y se quede sin efectivo, a menos que el Congreso eleve el límite de endeudamiento federal.

Después de esa día, “el Tesoro se quedaría con recursos muy limitados que se agotarían rápidamente. No es seguro que podamos seguir cumpliendo todos los compromisos de la nación después de esa fecha”, dijo.

Su advertencia llega horas después de que los republicanos en el Senado voten en contra y bloqueen un proyecto de ley que proponía elevar el techo de deuda y que ya había sido aprobado por los demócratas en la Cámara de Representantes para suspender el límite hasta diciembre del próximo año.

Ante este escenario, la Administración de Joe Biden enfrenta dos carreras contra el tiempo. La primera vence la medianoche del jueves al viernes, cuando el Gobierno se verá abocado a un cierre parcial administrativo por falta de fondos.

La segunda a mediados de octubre, que ahora ya tiene fecha, estimada por Yellen, cuando Estados Unidos podría entrar en suspensión de pagos de su deuda nacional, lo que conllevaría duras consecuencias: las tasas de interés de la deuda estadounidense se dispararían, la bolsa caería, y decenas de millones de soldados y jubilados no tendrían ingresos. Además, podría ocurrir una nueva recesión con millones de empleos perdidos.

Este martes, Yellen también repitió que un incumplimiento de la deuda provocado por la incapacidad del Congreso de levantar el límite de la deuda federal afectaría la plena fe y el crédito de Estados Unidos “y nuestro país probablemente enfrentaría una crisis financiera y una recesión económica”. Pero añadió que todavía esperaba que el límite de la deuda se pudiera aumentar de forma bipartidista/Con información de AFP, Reuters.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *