Tegucigalpa. La Primera Dama de la Nación, Ana García de Hernández, sostuvo  un almuerzo con las diputadas propietarias y suplentes de todas las bancadas del Congreso Nacional; donde les planteó su preocupación por la alta tasa de embarazos en adolescentes en Honduras y les solicitó su apoyo en este tema.

Estadísticas oficiales ubican a nuestro país como el segundo en Latinoamérica con la tasa más elevada de adolescentes embarazadas. “Mi meta es que el tema se vuelva un problema nacional, debemos crear conciencia en nuestra gente para que podamos evitar los embarazos en jóvenes”, les dijo la señora de Hernández.

Agregó, que si no hacen un esfuerzo integral no tendrán resultados, “según cifras, una adolescente embarazada en los próximos dos años volverá a ser madre; como mujeres, madres y lideresas les pido que hagamos un frente común en este tema y que nos convirtamos en voceras, porque sólo con prevención podemos evitar que se sigan disparando los índices y lograremos que más niñas y adolescentes terminen sus estudios”.

Añadió, que una madre y un padre adolescente no están preparados para mantener a un bebé y condenan al hijo a una vida de miseria y a que no salgan adelante.

La Primera Dama, desatacó que  “como mujeres y como madres sabemos que la maternidad es la bendición más grande, pero tiene que llegar con la madurez física y mental, es decir, cuando las mujeres y los hombres estén listos para ser padres”.

La esposa del Presidente, Juan Orlando Hernández, resaltó que la mayor incidencia de embarazos se da en el corredor seco,  en los departamentos como Intibucá, Copán, Lempira y Colón.

Según el Fondo de Población, una de cada cuatro mujeres entre los 15 y 19 años se ha embarazado alguna vez; en el área rural un 29.3% de las adolescentes estuvo embarazada alguna vez, contra un 19.2%  en el área urbana.

Las diputadas de los partidos Nacional, Liberal, Libre, PAC y Pinu dieron un respaldo rotundo a la Primera Dama para apoyarla en esta problemática y la felicitaron por enfocarse en este flagelo que genera más pobreza.

Diana Urbina, del Partido Nacional y presidenta de la comisión de la Niñez, Familia, Juventud, y Adulto Mayor del Congreso Nacional, se mostró interesada en hacer un plan en conjunto y unir esfuerzos para que cada una en sus departamentos socialicen y sean consejeras para frenar el embarazo en adolescentes.

Gabriela Núñez, del Partido Liberal, le dijo a la Primera Dama que contara con ellas, “la animo a que siga adelante y tiene el respaldo de las diputadas liberales”.

Audelia Rodríguez, de Libre, manifestó que como mujeres apoyaban esta iniciativa de la Primera Dama; “me atrevo a decir que todas mis colegas de Libre estamos dispuestas a colaborar en esta campaña, donde debemos sensibilizar a los jóvenes para que a corta edad sean madres y padres”, sostuvo.

Ana Joselina Fortín, en representación del PAC, indicó que desde la familia debe educarse a los adolescentes, “Primera Dama estamos dispuestas a apoyar como madres en esta problemática para que Honduras desaparezca de la lista de países con la tasa más alta de embarazos en jóvenes”, dijo.

Doris Gutiérrez, del Pinu, apuntó que es urgente educar a las menores con apoyo de las iglesias para hacerles ver los problemas a los que se enfrentan y los riesgos de traer un niño cuando los embarazos son prematuros. “Primera Dama estamos con usted en esta lucha por el bien de Honduras”, reaccionó.

Rina de Oliva, esposa del Presidente del Congreso Nacional, comentó que Honduras somos todos, “los embarazos en adolescentes no tienen color político, debemos meternos en este tema con el único fin de que los jóvenes se vuelvan profesionales y no se atrasen en sus estudios por tener relaciones a tan corta edad”.

Lena Gutiérrez, vicepresidenta del Legislativo, habló en nombre de las legisladoras cachurecas y confirmó que estarán trabajando al lado de la Primera Dama en este tema de interés e impacto nacional.

El 35.4% de las adolescentes más pobres ha estado embarazada; mientras que el porcentaje para las más ricas es de un 10.8% y; un 45.8% de las jóvenes sin educación estuvieron embarazadas, frente al 0.9% de las universitarias.

Lo anterior revela que una adolescente pobre, sin educación y que vive en el área rural tiene una probabilidad mucho más elevada de quedar embarazada, contribuyendo a reproducir el ciclo de la pobreza y de la exclusión.

En Honduras, la edad mediana para el inicio de relaciones sexuales es de 18 años y la edad mediana para la primera unión es de 19 años.

Honduras registra una tasa de fecundidad en adolescentes de 102 por 1,000 nacidos vivos y el promedio de hijos que tiene una hondureña es de tres a cuatro vástagos y la mayoría de dicha descendencia no es planeada.

A la reunión en Casa Presidencial asistieron las diputadas propietarias y suplentes del Partido Nacional, Liberal, Libre, PAC y Pinu.

De la bancada de Libre llegaron al almuerzo: Audelia Rodríguez, Aida Reyes, Alejandra Mancía, Jenny Murillo y Tatiana Canales.

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *