Las principales calles de Tegucigalpa fueron cerradas hoy, para facilitar el trabajo de elaboración de alfombras que adornarán el recorrido de las actividades organizadas para el Viernes Santo por la Iglesia Católica.

La soledad que se presenta en las principales avenidas del Distrito Central, contrastan con los grupos de jóvenes voluntarios que participan en la confección de las ya tradicionales alfombras de aserrín de colores con pasajes de la historia de Cristo.

La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo se verá representada, en las extraordinarias obras de arte que se construyen para recordar la vida y sacrificio de Jesús el Nazareno.

Además del centro de la capital hondureña, en diferentes barrios y colonias, se reúnen grupos de católicos para preparar las celebraciones religiosas de la época, con la integración de personas de todas las edades y los representantes de las parroquias locales.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *