El Juzgado de Policía de la alcaldía capitalina clausuró de manera definitiva una fábrica de concreto que operaba de manera ilegal en el anillo periférico, a la altura de residencial El Molinón, en Tegucigalpa.

Se trata de la fábrica de concreto hidráulico Concretec, que fue cerrada luego de que el Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo emitiera una sentencia definitiva en su contra, porque la actividad comercial a que se dedica no es compatible con la zona donde operaba.

Además de no contar con el permiso de operación, la empresa había sido denunciada en reiteradas ocasiones por los vecinos del sector, debido a que no soportaban la contaminación sónica y ambiental que generaba, informó la nueva jueza de Policía de la municipalidad, Mirian Reyes.

Explicó que el cierre se efectuó en cumplimiento a la resolución del tribunal, que declaró sin lugar un amparo interpuesto por los ejecutivos de la compañía, tras ser denunciada por los pobladores por los daños que ocasionaba en El Molinón y sus alrededores.

La fábrica operaba en completa ilegalidad porque aparte de no tener el permiso de operación que extiende la comuna, había sido instalada en una zona residencial en perjuicio de la ciudadanía, señaló la funcionaria

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *