Tegucigalpa.- De acuerdo a un informe emitido por Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras (CONADEH) en el país la impunidad prevalece en la muerte violenta de miembros de la diversidad sexual.

El informe señala que entre los principales agresores y violadores de los derechos humanos de las personas LGTBI, figuran miembros de la Policía Nacional, Policía Municipal, familiares, guardias de seguridad y personas desconocidas.

La impunidad prevalece en la muerte de más de un centenar de miembros de la comunidad Lésbico, Gay, Transexual, Bisexual e Intersexual (LGTBI) que perdieron la vida en forma violenta, entre el 2005 y el 2013, según informes de organismos que defienden los derechos de las personas de la diversidad sexual.

Se estima que en los últimos diez años, al menos, 150 miembros LGTBI han perdido la vida violentamente muchos de ellos en circunstancias aún no esclarecidas.

De acuerdo al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), existe preocupación por las múltiples y graves violaciones a los derechos humanos que sufren las personas de la diversidad sexual y población transgénero en el país.

Un recuento de los hechos registrados, en los últimos años, establece que han sido víctimas de homicidios, tentativas de homicidio, abusos de autoridad, lesiones, detenciones ilegales, robo, hostigamiento, violación sexual, amenazas a muerte, violencia intrafamiliar y agresión, por parte de particulares e incluso por agentes de los cuerpos de seguridad del Estado.

Según el titular del CONADEH, Roberto Herrera Cáceres, esta situación indica que en Honduras hay discriminación hacia la población transgénero y de la diversidad sexual.

“De allí nuestro reclamo permanente para que se respeten sus derechos humanos, principalmente el derecho a la vida”, puntualizó.

Agregó que su misión al frente del ente estatal de derechos humanos es velar porque en el país no existe discriminación, homofobia y que haya igualdad de oportunidades para toda la población.

Reconoció que las luchas que libran los miembros de la diversidad sexual son progresivas y lo que se tiene que hacer es impulsar lo que se está haciendo y concienciar al resto de la población que ese esfuerzo necesita de su apoyo.

Herrera Cáceres destacó la importancia de realizar campañas de sensibilización con el propósito de tener sociedades más respetuosas de la diversidad sexual.

Anunció que en los próximos días impulsará una campaña nacional para que en el país haya una cultura de respeto a los derechos humanos.

Explicó que el propósito de la campaña está encaminado a que la población entienda que son los derechos humanos y por qué debemos respetarnos los unos a los otros.

La homofobia es entendida como la intolerancia y el desprecio hacia quienes presentan una orientación o identidad diferentes a la heterosexual.

Para el caso se menciona la discriminación, odio, miedo, prejuicio o aversión contra hombres homosexuales, mujeres lesbianas y personas bisexuales, transgénero, travestis, transexuales e intersexuales.

De acuerdo al CONADEH, la discriminación se da de diversas formas y en varios escenarios, tales como el seno familiar, el campo laboral, los servicios de salud, los servicios públicos, la política, la educación y en las actividades sociales y deportivas.

En reunión sostenida con el Comisionado de los Derechos Humanos, sectores ligados a la diversidad sexual le pidieron que promueva el respeto de sus derechos humanos principalmente el derecho a la vida y que cesen los crímenes de odio.

Herrera Cáceres se solidarizó con las personas de la diversidad sexual y condenó las múltiples violaciones a sus derechos humanos de las que han sido objeto.

Víctima fue asesinada porque le caía mal a un guardia

De acuerdo al CONADEH, el 2012 estuvo marcado por una serie de actos violentos en la que perdieron la vida alrededor de 20 personas LGTBI, de los cuales un 90% fueron víctimas de las armas de fuego en dos casos las víctimas fueron estranguladas o asfixiadas por sus victimarios.

La mayor parte de las víctimas murieron en la vía pública, otros en su vivienda o a pocos metros de su lugar de residencia.

El 27 de febrero del 2012, el CONADEH registró la muerte violenta de Jonathan José Pineda (22), conocido como “Monserrat”, que formaba parte del Colectivo Unidad Color Rosa de San Pedro Sula.

La víctima fue atacada a balazos por un guardia de seguridad identificado como Roberto Diego, quien, según testigos, cada vez que lo miraba se burlaba de él y lo insultaba por su preferencia sexual e incluso lo había amenazado en varias ocasiones.

Una vez consumado el hecho violento, el vigilante trató de huir en un autobús pero al verse acorralado por la policía, optó por pagarse un tiro en la cabeza, muriendo 15 días después en un hospital al que fue trasladado de emergencia.

Policías figuran entre los principales agresores

Entre los principales agresores y violadores de los derechos humanos de las personas LGTBI, figuran miembros de la Policía Nacional, Policía Municipal, familiares, guardias de seguridad y personas desconocidas.

Otro de los hallazgos del informe es que si bien se detuvo a los responsables en algunos casos, más del 92% de los delitos cometidos contra miembros de la comunidad LGTBI, permanecen en total impunidad por la falta de investigación.

Las ciudades donde más se registran hechos violentos en contra personas LGTBI son Comayagüela, San Pedro Sula, Tegucigalpa, Choloma, La Ceiba y El Progreso

CONADEH contribuyó a la asociación de las personas LGTBI

Desde el 2004, el CONADEH emitió una serie dictámenes favorables que permitieron que el Estado hondureño, a través de la Secretaría de Gobernación y Justicia, les otorgara su personalidad jurídica tanto a la Asociación Colectivo Violeta como a la Asociación Kukulcan, Asociación Comunidad Gay Sampedrana y LGTB Arco iris de Honduras.

Todas las asociaciones mencionadas trabajan, desde entonces, de manera organizada, por el respeto de los derechos humanos de las personas LGTBI.

Desde el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos también se han pedido medidas cautelares para miembros de algunas organizaciones de la diversidad sexual que han sufrido amenazas a muerte, raptos y tentativas de homicidio.

Se tiene conocimiento que algunos miembros de la diversidad sexual tienen tramite de asilo político en Estados Unidos, España y Centroamérica.

Herrera Cáceres, exhortó a los miembros de la diversidad de sexual a establecer una comunicación directa con la institución para que denuncien cualquier amenaza que tengan al 800 2220 – 0007 para orientarlos o tomar los resguardos necesarios para protección de sus vidas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *