El Presidente Juan Orlando Hernández aseguró este lunes que en los primeros seis meses de su Gobierno se redujo la tasa de reducción de homicidios en un veinte por ciento en relación a las estadísticas del año pasado.

“Si comparamos los números de los primeros seis meses de 2014 con los de 2013, hay 600 asesinatos menos en lo que va de este año. La tendencia es a la baja, claro, es una situación compleja, pero seguiremos trabajando duro, porque la obligación de esta generación es entregarles a nuestros niños una Honduras en paz”, señaló Hernández.

“Han sido de seis meses de trabajo intenso en materia de seguridad, es una situación muy compleja por culpa del crimen organizado”, señaló, para luego expresar que “A pesar de todo, tenemos una proyección positiva y los índices seguirán bajando. Por muy turbulento que sea el rio vamos a salir adelante”.

Para el Mandatario, esa complejidad en el tema de seguridad es la que provoca que la ciudadanía no vea los logros obtenidos en los seis primeros meses de su gestión y recordó que a Guatemala y a Colombia les tomó entre ocho y doce años para empezar a bajar el número de homicidios.

“Venimos de ser el país más violento por semana del mundo, pero ya hay algunos ejemplos claros de que sí es posible recuperar la paz, como ocurre con el sector de Chamelecón, donde no ha habido un solo asesinato en 45 días gracias a la labor de los operadores de justicia”, reveló.

Había muchos vecinos de Chamelecón que tenían varios meses de estar afuera -contó-, porque los pandilleros les habían quitado sus casas, pero recuperamos ese sector y ahora los pobladores salen tranquilamente a las calles y hasta hay nuevos negocios gracias al ambiente de seguridad que allí hay.

Hernández también se refirió a dos casos sonados: el de Mario Zelaya, el prófugo ex director del Instituto Hondureños de Seguridad Social (IHSS); y el del alcalde nacionalista Arnaldo Urbina, a quien el Juzgado de Letras Penal con Jurisdicción Nacional dictó auto de prisión por varios delitos, entre ellos, por lavado de activos en perjuicio del Estado de Honduras.

“Si no cae hoy, caerá mañana, pero tarde o temprano caerá. Si hay alguna autoridad que dice que al ex director del IHSS lo han visto por aquí o por allá, entonces me tiene que explicar por qué no lo capturó, pues esa es su obligación. Sin embargo, hemos avanzado bastante incautándole muchísimos bienes y será capturado”, dijo, refiriéndose a Mario Zelaya.

Y de Urbina señaló: “Hace algunos meses llegué a Yoro y se me acercó alguien para denunciar ciertas situaciones que estaban ocurriendo. Entonces yo pedí que se iniciara una investigación, no contra el alcalde, pero sí con su familia”.

Fui claro en campaña y dije que buscaba la presidencia porque deseo un país diferente y que cualquiera que trasgreda la ley o use recursos ilícitos no puede esperar de mí ningún favor. En el caso del alcalde de Yoro, no se trata de juzgar, se trata de exigir un juicio transparente en el que haya justicia –prosiguió diciendo.

“¿Que tan difícil es olfatear o percibir que algunos correligionarios suyos pueden estar involucrados en actividades ilícitas?”, le preguntaron a Hernández. “En campaña hubo personas a las que les dije que no las podía llevar en mis planillas, porque había mucho ruido y se decían muchas cosas de ellos”, respondió.

Finalmente, el Presidente envió el siguiente mensaje al país: “Somos más los hondureños que queremos recuperar la paz. Existe una campaña del crimen organizado para atemorizar y bajarle la moral a los que se encargan de aplicar la justicia, pero no lo van a lograr, ya que no retrocederemos”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *