Tegucigalpa. En el 2015 ingresaría la vacuna contra el dengue al país, tras realizar varios estudios en otras naciones, según lo anunció la ministra de Salud, Yolani Batres.

Al menos unos 2,800 niños y niñas de entre 9 a 16 años están siendo probadas para ser ingresada y comercializada en Honduras, y sería lo último para probar el fármaco a gran escala con el fin de afinar la dosis y asegurar su eficacia.

Sanofi, el laboratorio que la fabrica, espera que esté lista para ser comercializada el año que viene. La vacuna que ahora se encuentra en su fase final de investigación ha sido fabricada para ser recibida como una importante ayuda, aunque sus tasas de protección son bastante bajas.

La inmunización estándar del fármaco ronda el 56 por ciento. En cambio, la tasa es mucho mejor para la variante grave, ya que puede llegar al 80 por ciento, si se confirman los resultados obtenidos hasta ahora en las pruebas.

Lo que significa que sólo podrá ser aplicada a personas con dengue grave, en tres dosis cada dos meses.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti, y tiene dos variantes. Una leve y otra, grave (antes llamada dengue hemorrágico) potencialmente mortal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que en los años setenta del siglo pasado, apenas media docena de países habían sufrido brotes de la peor variedad de la enfermedad.

El dengue leve es una infección que se da sobre todo en infantes similar a la gripe. Se presenta con fiebre elevada, dolor de cabeza muy intenso, dolencia detrás de los ojos, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido. El grave produce hemorragias internas y fallo multi orgánico. Actualmente no hay un tratamiento específico para la enfermedad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *