El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, declaró hoy que el gobierno de Honduras debe asegurar la “protección internacional” del defensor de los derechos humanos Ángel Amílcar Colón, encarcelado en México desde marzo del 2009, incriminado en delitos de delincuencia organizada.

En una misiva dirigida al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso Nacional, Yury Sabas, el ombudsman hondureño le informa pormenorizadamente del caso y le pide que a través de ese poder del Estado se realicen las gestiones necesarias para apoyar al migrante hondureño, hasta lograr su libertad.

Así mismo, sugiere que se solicite el inicio de una investigación y la emisión de la respectiva recomendación por parte del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) de México.

El CONADEH espera que el Congreso Nacional exprese su preocupación por la situación de vulneración de los derechos humanos a la que ha estado expuesto el hondureño Ángel Amílcar Colón, migrante irregular que se dirigía a Estados Unidos de América cuando fue detenido en la frontera de Tijuana, México.

Herrera Cáceres es del criterio que el Poder Ejecutivo también debe buscar los canales diplomáticos para pedir el retiro de los cargos imputados al hondureño Amílcar Colón

Investigaciones preliminares realizadas por el CONADEH indican que Colón fue objeto de graves violaciones a sus derechos humanos.

Violaciones que se manifiestan desde su indebida detención, privación de su derecho de comunicarse inmediatamente con el cónsul de Honduras en México, torturas y otros tratos inhumanos, crueles y degradantes, la negativa del derecho al debido proceso, discriminación y la privación del derecho a comunicarse con su familia.

Colón fue detenido en marzo del 2009 por las autoridades mexicanas, actualmente se encuentra sujeto a un proceso penal en el Estado de Nayarit, México.

La defensa del hondureño fue asumida por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez de México.

Amnistía Internacional ha expresado que lo considera un “preso de conciencia” para significar que se trata de una persona que no ha utilizado la violencia ni llamado a ella y que su detención o encarcelamiento sólo tiene arbitrariamente por causa su condición de migrante, su color u origen étnico.

En el expediente penal consta que se le han practicado pruebas conforme al Protocolo de Estambul – pruebas medicas y psicológicas- que han acreditado la tortura sufrida y que, por lo tanto, la prueba incriminatoria contra Colón es ilícita.

Como parte de sus diligencias el Comisionado de los Derechos Humanos solicitó a la cancillería hondureña haga las aproximaciones ante el gobierno de México para que realice las investigaciones del caso, se retiren los cargos imputados y se logre su pronta liberación.

Hemos abierto de oficio una investigación para dar seguimiento y asegurar la protección internacional de nuestro migrante, preso de conciencia en México, dijo Herrera Cáceres.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *