Mariela Castro, hija del presidente cubano Raúl Castro y sobrina de Fidel, hizo historia al votar por primera vez en contra del Gobierno por un proyecto de ley que consideró falto de protección a la comunidad LGBT.

Cuba posee la tradición de que una legislación pase a través de los 612 escaños de la Asamblea Nacional por unanimidad, aun cuando sea controvertida por fuera del Parlamento.

Sin embargo, Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba y miembro del Parlamento, rompió la tradición por la emisión del voto solitario en contra de un proyecto de ley de los derechos de empleo, que consideró discriminatorio hacia la identidad de género y las personas con HIV.

“No podía votar a favor y sin la certeza de que los derechos laborales de las personas con diferente identidad de género serían reconocidos explícitamente”, sostuvo la activista por los derechos LGBT.

“Han habido avances en la forma en que las cosas se discuten en los lugares de trabajo, los sindicatos y las agrupaciones del partido. Creo que todavía tenemos que perfeccionar la participación democrática de los representantes en la Asamblea”, aseguró la también sexóloga y licenciada en la especialidad de pedagogía y psicología.

La hija del presidente cubano, es una de las figuras más abiertas del país, quien alabó abiertamente a Barack Obama por apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo, y es ferviente activista en las principales marchas de protesta pro-gay. L

La Asamblea Nacional de 612 escaños, se reúne dos veces al año brevemente y aprueba leyes por unanimidad a muestra de manos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *