Tegucigalpa – La oportuna planificación que realizó la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), evitó que la crisis energética haya sido mayor por los efectos del cambio climático, el aumento en la demanda y la indisponibilidad de 160 megavatios del parque térmico, expuso este jueves el gerente de esa compañía estatal, Emil Hawit en su comparecencia ante el pleno del Congreso Nacional.

Hawit compareció junto al ministro de Recursos Naturales y Ambiente (Serna), José Galdámez, quien funge como presidente de la junta directiva de esa empresa estatal y los miembros del sindicato de trabajadores de la institución, encabezados por su presidente, Miguel Aguilar, quienes contestaron las interrogantes de los diputados sin ninguna restricción.

El funcionario comenzó su comparecencia refiriéndose a las causas de la crisis energética que la ENEE ha enfrentado este año, que en un gran porcentaje se debe a los efectos del cambio climático y a la presencia del fenómeno de El Niño que ha originado una sequía que a la vez ha provocado que la demanda se haya disparado y también por la falta de generación de algunas plantas de energía térmica.

Apuntó que la situación de la ENEE, es difícil que viene desde hace décadas, donde prevalecen los mismos problemas de tipo financiero o fallas energéticas así como decisiones en algún momento buenas y en otros malas, sin embargo, lo importante es que el actual gobierno y el mismo Congreso Nacional, han tomado la decisión firme de transformar el sistema eléctrico de Honduras para volverlo competitivo a nivel de la región, lo que se ha logrado mediante las reformas profundas que la Cámara Legislativa aprobó para poner a la empresa a la empresa a la vanguardia en los sistemas eléctricos modernos.

Explicó que debido al déficit en la generación y el incremento de la demanda por el sofocante calor, las autoridades de la institución se vieron obligadas a salir formalmente a anunciar problemas de suministro y fue cuando la población hondureña tuvo entre tres y cuatro días complicados por falta de generación y apertura de circuitos.

Añadió que el cambio climático ha afecta a la ENEE con un aumento exagerado de la demanda de energía y ese ese tema es muy importante porque con solo que las temperaturas estén altas, la población tiende a consumir entre un 30 y 40 por ciento más de energía, pero no es que falte generación.

“Con la generación que tenemos actualmente, las altas temperaturas aumentan la demanda y el cambio climático nos ha dañado bastante”, arguyó el funcionario quien apuntó que también hubo un sobrecalentamiento en las líneas de transmisión aumentando las fallas técnicas debido al mismo calor al tiempo que hubo una reducción de la disponibilidad de las plantas hidroeléctricas estatales y privadas que por la falta de lluvias en los dos últimos dos meses han reducido la entrega de su producción a menos del 50 por ciento de su capacidad.

No obstante, Hawit aseveró que en la planificación que hizo la ENEE, se tenían previstas esas situaciones, pero también hubo una indisponibilidad de 160 megavatios en la generación de las plantas térmicas existentes por parte de los problemas operativos.

Indicó que a pesar de la planificación que hizo la ENEE, ni la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), ni ningún pronosticador, tenían claro que la falta de lluvias y las altas temperaturas se iban a prolongar por un mes y medio más, sin embargo, a pesar de eso se podía salir del problema con el 50 por ciento de la producción de las plantas hidroeléctricas aún con el sofocante calor, pero lo que colapso el sistema durante cuatro días cuando se produjeron racionamientos, fue la indisponibilidad de los 160 megavatios de las plantas térmicas privadas que salieron del sistema por problemas operativos.

Apuntó que las plantas térmicas han estado trabajando todo el año, las 24 horas porque no se ha tenido la capacidad hidroeléctrica como en otros años a excepción de 2013 que también fue un año malo en el aspecto climatológico por lo que este año se ha utilizado mucho más energía térmica.

Señaló que se debe ir cuidando las plantas hidroeléctricas como El Cajón, Río Lindo y El Níspero que generan aproximadamente 400 megavatios de energía, porque el problema no es hoy que fue de cuatro días sino que es para el próximo año pues los pronósticos para 2015 son malos en cuanto a climatología.

“Tuvimos una reunión en Copeco con los técnicos de la ENEE, y la verdad es que la situación energética es muy preocupante, principalmente para el Corredor Seco porque se prolonga en este siguiente mes en un 50 por ciento de las lluvias”, subrayó.

Aclaró que los problemas de suministro de electricidad que se están presentando en el litoral Atlántico no tienen nada ver con esa situación sino que son causados por la falta de voltaje al igual que ocurre en el occidente del país.

Reiteró que la ENEE tiene una planificación bien elaborada en relación a los pronósticos climatológicos por lo que “no nos han agarrado con los pantalones abajo como nos dijeron, tenemos bien planificado y tenemos certeza y la diferencia es una prolongación de la falta de lluvias de mes y medio y que 160 megavatios de transmisión térmica iban a salir momentáneamente y eso ni Kaliman podía adivinar que eso iba a suceder, estuvieron cuatro plantas afuera y ya no está en manos nuestras, lo que colapsó el suministro durante cuatro días”.

Advirtió que “la situación energética de Honduras es delicada, estamos al filo de la navaja, estamos casi igual generación con demanda y es ahí donde apelamos al pueblo hondureño a que ahorre energía porque no podemos llenar los embales, no podemos hacer que llueva más, no podemos hacer que baje el precio del petróleo, además no tenemos disponibilidad de compra de energía térmica”.

Por su parte, el director de Planificación de la ENEE, Gerardo Salgado, indicó que el problema de la sequía y la baja cantidad de lluvia que se espera para el período entre agosto y octubre es que ha impactado no solamente en el territorio nacional sino que en El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Explicó que Nicaragua se ha visto menos afectado porque su parque de generación tiene un componente hidroeléctrico mucho menor que el resto de países de Centroamérica y en los mapas meteorológicos se puede apreciar cómo el efecto del cambio climático ha sido mayor en 2014.

Ilustró que en 2010 la ENEE requirió de aproximadamente nueve mil millones de lempiras para la compra de energía y en 2013, se ha llegó a gastar unos 18 mil millones de lempiras, lo que significa que se ha duplicada la cantidad de recursos de la institución para la compra de energía termoeléctrica sin haber duplicado los monto de energía térmica que ha adquirido y de ahí la importancia de contar con recursos renovables, sin embargo, es claro la vulnerabilidad que tiene el país en fenómenos climáticos como El Niño, principalmente en centrales hidroeléctricas.

En ese sentido, destacó la importancia de que el Congreso Nacional haya aprobado legislaciones que diversifiquen la matriz energética a través de la emisión de disposiciones como la Ley de Promoción de Energía Renovable y la reforma que fue aprobada a finales de 2013 que está permitiendo la contratación de unos más de 300 megavatios de energía proveniente del sol y que son parte de las medidas que ya se están tomando para mitigar los efectos del cambio climático que día a día se está convirtiendo en un problema no sólo para el sector eléctrico sino para los otros sectores de la población.

Detalló que en julio de 2013, el embalse de El Cajón mostraba una mejoría, un año después ya presentaba una disminución en el nivel de aproximadamente seis metros lo que en energía significan 138 gigavatios hora y en recursos financieros representa que la ENEE tendría que haber gastado adicional a lo que ya ha gastado en compra de energía unos 333 millones de lempiras para poder compensar la falta de generación que se da en la principal central generadora del país.

Hawit hizo una relación sobre la crisis energética en la región que ha obligado a países como Costa Rica, El Salvador y Panamá a salir a comprar energía en el mercado spot, mientras que Honduras lo ha hecho en menor escala, lo que significa que el país ha tenido que salir a competir en el mercado de oportunidades de subasta a competir con esas naciones también afectadas por la sequía y la ENEE a veces no puede comprar debido a los altos precios a los que ofertan esos competidores.

Panamá ha llegado a ofertar hasta 50 centavos de dólar por el kilovatio hora que es un precio exorbitante en un mercado porque ha tenido que programar racionamientos de cuatro y seis horas e igual situación existe en Costa Rica y El Salvador, a lo que hay que sumar el costo del peaje.

Sin embargo, ese mercado a salvado a la ENEE pues está comprando todos los días en horas pico entre 10:00 y 12:00 de la mañana y entre 6:00 y 8:00 de la noche, no obstante, hay días que no se puede lograr, pero cuando cae una lluvia en Tegucigalpa y San Pedro Sula, inmediatamente la demanda baja y hay cero racionamiento.

Por otro lado, Hawit presentó un dato al 20 de agosto pasado que se refiere a lo que adeuda la ENEE a los generadores térmicos con un crédito a 45 días plazo, que suma seis mil 803 millones de lempiras que se deben a Elcosa, Emce y Luffussa.

El funcionario aclaró que la reciente aprobación en el Congreso Nacional de 250 millones de dólares para colocarlos como bonos en los mercados ya sea en lempiras o en moneda de Estados Unidos, no tiene que ver nada con el pago a las empresas de generación térmica

En cuanto a la mora por cobrar de parte de la ENEE, refirió que hay un problema serio ya que en tres décadas esa empresa no ha tenido una contabilidad confiable, no tiene datos financieros ni tiene un real listado de cuentas por cobrar y se pactó con la ayuda del Banco Mundial y un préstamo fuerte para establecer un sistema de depuración y certificación de cuentas además de la parte contable.

Agregó que con el establecimiento de ese sistema, en unos 45 días , la ENEE estará en la capacidad de ofrecer certificaciones de toda la parte financiera incluidas las cuentas por cobrar.

Detalló los industriales adeudan 193 millones de lempiras, la parte comercial que son pequeños y medianos deben 939 millones de lempiras, pero la mora más grande está en la parte residencial que representa el 70 por ciento del total, pero que no está certificada.

Indicó que hay mil 400 megavatios en proyectos de energía aprobados por el Congreso Nacional, uno de 732 y el otro de 600 megavatios. Se han aprobado ocho proyectos de 74 megavatios que han entrado en operación, 13 proyectos con 305 megavatios que están en construcción; 29 proyectos con 270 megavatios que son contratos de 2010 con avisos de incumplimiento y un contrato de 35 megavatios en proceso de financiamiento, es decir que en total son 51 proyectos con 885.45 megavatios.

Asimismo, la ingeniera Quan de la ENEE, presentó el Proyecto Mejora de la Eficiencia del Sector Energía (Promef) cuyo objetivo es mejorar el rendimiento operativo y financiero de la estatal eléctrica, contribuyendo así a la sostenibilidad del sector energía en Honduras.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *