La Cámara de Representantes de los Estados Unidos votó este miércoles a favor de un plan de ayuda para los rebeldes sirios moderados que aún debe ser aprobado por el Senado, primer paso de la estrategia de Barack Obama contra el grupo terrorista Estado Islámico.

Los legisladores adoptaron la medida incluyéndola como una enmienda a una ley de finanzas que obtuvo 273 votos a favor contra 156. Varios parlamentarios de los dos partidos -republicano y demócrata- votaron contra esta iniciativa reflejando la división respecto a la estrategia del presidente Obama en la guerra contra el ISIS.

La ley, con su respectiva enmienda, pasará ahora al Senado, que la votará antes del fin de semana, posiblemente el jueves.

El plan aprobado por la Cámara no le da carta blanca al Pentágono para equipar y entrenar a los rebeldes sirios. Impone a la administración someter al Congreso cada 90 días un informe sobre su ejecución, el número de combatientes formados, la selección de grupos sirios que son beneficiados con la ayuda y la utilización de las armas y equipamientos entregados.

Sin embargo, la enmienda aprobada no incluye créditos adicionales para financiar la operación. Y aclara que no es una autorización para desplegar soldados en el conflicto.

Obama ha presionado al Congreso con el fin de lograr que le proporcionen cobertura política para iniciar una acción militar en Siria contra los yihadistas, aunque la Casa Blanca y muchos legisladores creen que tiene la autoridad constitucional para lanzar ataques aéreos en Siria, como lo ha hecho en Irak, para proteger los intereses de la seguridad nacional.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, saludó la votación como “un importante paso inicial hacia adelante contra el Estado Islámico de Irak y el Levante”.

La medida fue articulada por el presidente del Comité de Servicios Armados, Buck McKeon, quien sin embargo es uno de muchos republicanos que sienten que el plan de Obama es insuficiente para alcanzar el objetivo de degradar y destruir al Estado Islámico, que ha invadido grandes zonas de Irak y Siria y ha proclamado la constitución de un califato en esa zona.

También muchos demócratas estaban poco convencidos y le correspondió al número dos del partido en la Cámara, Steny Hoyer, contrarrestar los argumentos de quienes se oponían e impulsar al Congreso a respaldar al comandante en jefe en tiempos de crisis.

“Estamos unidos en nuestra determinación de afrontar esta amenaza. Claramente podemos tener diferencias en este pleno de la Cámara, pero somos todos estadounidenses cuando se trata de defender a nuestro pueblo y a nuestro país”, manifestó Hoyer.

“Sabemos empíricamente que el costo de no hacer nada es demasiado grande”, agregó el legislador demócrata.

Al adjuntar la enmienda a un proyecto de gasto temporal, que expira el 11 de diciembre, los legisladores podrían promover un debate más intenso -después de las elecciones de mitad de mandato en el Congreso, el 4 de noviembre- sobre la aprobación de una nueva autorización para el uso de la fuerza militar para darle más poderes a Obama procesar de lanzar una guerra más amplia contra los yihadistas en Irak y Siria.

Tomado de Infobae

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *