El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Gobierno de la República de Honduras formalizaron el financiamiento por US$35 millones que permitirá la compra de 2.8 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19.

Lo anterior, mediante la firma del contrato de crédito suscrito por el Secretario de Estado en el Despacho de Finanzas, Marco Midence, y el presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi; y como testigos de honor participaron el presidente de la República, Juan Orlando Hernández y la directora del BCIE por Honduras, Catherine Chang Carías.

«Nos llena de entusiasmo saber que este financiamiento apoyará la implementación del “Plan Nacional de Introducción de la Vacuna contra la COVID-19 de la República de Honduras” beneficiando a cerca de 1.4 millones de personas, equivalentes al 30.8% de la población priorizada por las autoridades de Salud», resaltó el presidente ejecutivo del BCIE, Dr. Mossi.

Este financiamiento forma parte de la Facilidad de Crédito para la Adquisición y Aplicación de Vacunas puesta a disposición por el BCIE a sus países miembros por un monto de hasta US$800 millones y que ofrece condiciones muy favorables, como una tasa de 1.9% a un plazo de 20 años con cinco años de gracia. Honduras fue el segundo país en hacer la solicitud, después de Costa Rica.

La formalización de este préstamo se llevó a cabo durante la ceremonia de colocación de la primera piedra del edificio anexo del BCIE, con el cual el Banco expandirá sus operaciones como muestra del compromiso por ser parte de la reactivación económica de sus países miembros.

«La ampliación de nuestra sede en Tegucigalpa refleja la confianza que ha generado el BCIE por llevar desarrollo a la región. Estamos enfocados en promover inversión y empleo, y con ello contribuir con la dinamización de sus economías», concluyó el Dr. Mossi.

La obra contará con más de 12 mil metros cuadrados de construcción distribuidos en seis niveles, habilitando mayores espacios para que los colaboradores trabajen en áreas técnicamente adecuadas y con alta tecnología. Además, durante la fase constructiva se generarán alrededor de 250 empleos directos, entre otros indirectos.

Este nuevo recinto contará con una certificación LEED Gold, lo que significa que será un edificio sustentable porque garantiza la adopción de políticas internacionales de sostenibilidad desde el proceso de su diseño y construcción, hasta su operación; incluyendo una granja solar para la producción de energía limpia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *