Tegucigalpa.- Un nutrido grupo de conductores de buses rapiditos denominados “brujos”, protestan este viernes en las inmediaciones del bulevar Juan Pablo II, para exigir la legalización de sus unidades.

Los trabajadores del rubro llegaron a pie hasta la sede del Poder Ejecutivo y dejaron sus unidades a unos metros de alli, cerca de unos negocios y entidades bancarias.

En una manta colgada por los ruleteros se puede leer la leyenda que dice: “Ni subsidios, ni bonos, ni aumento al pasaje, queremos trabajar legalmente, con esta chamba vivimos una vida mejor”.

La medida de presión, que comenzó alrededor de las 7:00 AM, es también contra el decomiso de las unidades que realiza la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

La Dirección General de Transporte (DGT) se ha negado a legalizar estas unidades de transporte debido, en parte, a que hay una sobreoferta que satura el tráfico vial en Tegucigalpa y Comayagüela. Y han anunciado que continuarán los operativos de decomiso.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *