Tegucigalpa.- Los representantes de los diferentes organismos estatales y de la sociedad civil iniciaron un proceso de acercamiento para ejecutar un plan de reinserción de los jóvenes que son miembros de las maras y pandillas.

Lo anterior fue dado a conocer tras una reunión sostenida entre el gobierno y las iglesias evangélica y católica.

Tras el encuentro el Obispo Auxiliar de la Diócesis de Tegucigalpa, Juan José Pineda se ofreció de mediador con estos grupos organizados, con el fin de solucionar esta problemática que afecta a la sociedad hondureña.

Por su parte, la Directora de Niñez, Adolescencia y Familia, Lolis María Salas dijo que es necesario trabajar en el sistema de prevención de la violencia, especialmente durante la etapa de la niñez y la juventud.

Es importante que el Estado asuma una responsabilidad y en ese sentido es productiva la asociación con las organizaciones de la sociedad civil y las iglesias para poder contrarrestar este fenómeno porque no se puede estar ajeno a la generación de respuestas integrales.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *