El Gobierno nigeriano y miembros del grupo takfirí Boko Haram rechazaron el sábado determinar una fecha límite para la liberación de las más de 200 escolares secuestradas por ese grupo extremista en abril en el pueblo de Chibok, estado de Borno (noreste de Nigeria).

Poco después de que los medios locales nigerianos informaran sobre un posible canje de las jóvenes cautivas por unos 30 comandantes del grupo terrorista, los líderes de Boko Haram desmintieron que el intercambio estuviera previsto realizarse el próximo lunes o martes.

Por otro lado, el portavoz presidencial del país africano, Doyin Okupe, afirmó el sábado que “ni el gobierno ni los milicianos dijeron que las niñas serían liberadas el lunes”, tras subrayar la necesidad de evitar todo tipo de ambigüedad en los mensajes que se envía al público.

De igual manera, las autoridades nigerianas de Inteligencia negaron la noticia divulgada por la televisión nacional de ese país, que hablaba de la inminente liberación de las secuestradas.

A pesar de que el Gobierno de Abuya anunciara el viernes un alto el fuego con los insurgentes, al pasar solo un día, fuentes de seguridad y testigos comunicaron la muerte de nueve personas en dos ataques efectuados en las localidades Abadam y Dzur (nordeste) por presuntos terroristas de Boko Haram.

El prolongado secuestro de las niñas y la respuesta del Gobierno, que ha llegado a atribuirse la liberación de algunas de ellas que habían huido por su cuenta, ha desatado la ira de los nigerianos y las críticas de la comunidad internacional.

Los analistas, por su parte, creen que un alto el fuego con el grupo armado extremista sería una gran ventaja para el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, cuya posible reelección el próximo año, podría ser desafiada por la inseguridad rampante en su país y la supuesta corrupción en las filas de su Ejecutivo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *