En apenas dos días, los aliados liderados por los EEUU destruyeron 17 posiciones de combate del grupo terrorista. La mayoría de las misiones fueron en Kobane, en la frontera turcosiria.

La coalición liderada por Estados Unidos golpeó al grupo yihadista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) con 39 ataques aéreos entre el jueves y el viernes, incluyendo más de una docena en la disputada ciudad siria de Kobane.

Las 13 incursiones en Kobane, conocida como Ain al-Arab en árabe, destruyeron 17 posiciones de combate del grupo islamista, así como tres edificios, dos áreas de almacenamiento y un vehículo, señaló el comando multinacional que dirige las operaciones en un comunicado.

Un parte de prensa previo, publicado por el departamento de Defensa de Estados Unidos, había informado erróneamente que todos los ataques se habían realizado el viernes y que habían sido 31.

En total durante el jueves y el viernes las fuerzas de la coalición internacional realizaron 20 incursiones aéreas en Irak y 19 en Siria, destruyendo diversas edificaciones, vehículos, posiciones de combate y unidades tácticas.

Redada antiterrorista en Egipto: casi 300 detenidos

El Ejército egipcio mató a un supuesto terrorista y detuvo a otros 297, en una amplia operación que lanzó en el norte de la península del Sinaí, lo que eleva a 41 el número de extremistas fallecidos en la última semana.

Según un comunicado del portavoz de las Fuerzas Armadas, Mohamed Samir, esta operación militar fue lanzada el pasado 24 hasta 26 de diciembre contra varias posiciones y refugios de los terroristas.

Además, destruyeron unas treinta motocicletas y diez coches que usaban los extremistas para perpetrar sus ataques.

Por otro lado, el Ejército logró destruir 199 escondites y posiciones de terroristas, 14 túneles y dos almacenes de productos de petróleo, añadió el texto.

LA OFENSIVA DEL EJÉRCITO EGIPCIO BUSCA DESTRUIR A LA FILIAL DE ISIS EN EL SINAÍ

Con esta cifra, aumenta a 41 el número de supuestos terroristas abatidos en el Sinaí, región en la que las autoridades decretaron el estado de emergencia el pasado octubre tras un atentado en el que 31 soldados perdieron la vida.

Los ataques contra los miembros de la Policía y el Ejército se intensificaron en esta región del noreste egipcio tras la destitución militar el 3 de julio de 2013 del entonces presidente, el islamista Mohamed Mursi.

Muchos de los ataques han sido reivindicados por el grupo Ansar Beit al Maqdis, que cambió su nombre el mes pasado por el de Wilayat Sina (provincia del Sinaí), tras jurar pleitesía al grupo yihadista Estado Islámico.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *