Tegucigalpa.- Al menos cerca de 80 incendios han destruido más de cuatro mil hectáreas y afectado a cerca de 77 mil familias, lo que se traduce que en un mes, la superficie de bosque reducida por las llamas se ha incrementado en más de dos mil hectáreas, según autoridades del Instituto de Conservación Forestal (ICF).

En la zona de La Mosquitia, dos mil 600 hectáreas han resultado devastadas por el fuego; en Francisco Morazán, suman 320 hectáreas; en Choluteca, ocho hectáreas; y en Valle, 164 hectáreas de bosque.

Entre 2010 y 2014, los incendios destruyeron más de 300 mil hectáreas de bosque. Mientras en 2011 fue destruida la mayor extensión de recursos forestales con 85 mil 300 hectáreas.

En este orden, siguen los siniestros ocurridos en 2014 que afectaron 81 mil 500 hectáreas; 2013, con 58 mil hectáreas arrasadas; 2012, con 51 mil 200 hectáreas; y 2010, con 37 mil hectáreas.

Incendios que según la ONU, disminuyen el abastecimiento de agua. En la capital, los racionamientos de agua son más espaciados cada año en la medida en que la población crece y la demanda del vital líquido se desborda.

Los estudios del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), señalan que actualmente el déficit en la producción hídrica es de casi tres metros cúbicos.

La crisis es igualmente acentuada en San Pedro Sula y, en el caso de Comayagua, ya está definido el ajuste al plan de abastecimiento de agua, debido a que las fuentes de generación han reducido su caudal en un 90 por ciento.

En El Paraíso, las autoridades locales han decidido instalar una cadena de observatorios forestales, con el fin de detener la vertiginosa destrucción del bosque y su efecto sobre la disponibilidad de agua.

En Choluteca, las altas temperaturas han influenciado la abrupta baja en el nivel de los afluentes utilizados para el suministro de agua en la zona sur.

En la medida en que la destrucción de los recursos forestales sea observada con indiferencia, los problemas de abastecimiento de agua se profundizarán hasta los niveles de las predicciones que dicen que las encarnizadas confrontaciones serán por la falta de agua, que pondrá en riesgo la misma supervivencia de la humanidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *