Tegucigalpa.- Unos mil empleados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), serán despedíos de esa institución antes del mes de julio avizoró el presidente del Sindicato de ese ente estatal, Miguel Aguilar.

De acuerdo al entrevistado, el personal en la lista de despidos está entre técnicos y administrativos, que agudizaría la desatención de las constantes fallas que se están registrando en la distribución del fluido a nivel nacional.

“Nos enfrentamos a una segunda suspensión, porque es orden del Fondo Monetario y hay que tirar los trabajadores a la calle. Me parece incorrecto en medio de la crisis que el país tiene. Se amenaza con el despido de más de 1,000 trabajadores”, señaló el dirigente obrero. En la primera suspensión se fueron alrededor de 600 empleados, ahora quedaron cerca de 3,340 personas y se espera que tras los nuevos despidos baje a menos de 2,300.

Al final, el reajuste de personal debe ser por 1,600 empleados, donde el 70 por ciento son administrativos y el resto técnico. “Estoy apelando a que la institución opere, que camine, que atienda al pueblo hondureño, pero que el rescate no caiga sobre la violación de los derechos de los trabajadores”, apuntó Aguilar.

La recuperación financiera de la ENEE consta en el acuerdo económico suscrito por el gobierno en diciembre de 2014 a 36 meses con el FMI, en vista que la estatal eléctrica causó más del 1.8 por ciento del déficit fiscal del país en 2013, que sumó alrededor del 7.9 por ciento.

No obstante, Aguilar señaló que la planilla laboral solo representa el seis por ciento del total del presupuesto anual de la ENEE, por lo que considera improcedente que se continúe despidiendo, especialmente personal técnico.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *