Tegucigalpa.- El director del Centro de Investigación y Promoción de Derechos Humanos (CIPRODEH) Wilfredo Méndez, le dijo hoy al representante de la Confraternidad Evangélica de Honduras, Gerardo Facusse, que le iba a pedir a Dios que los mandara al infierno como se lo merecen.

En medio de la elección de la Junta Nominadora por parte de la Sociedad Civil, se armó un zafarrancho. El problema comenzó cuando las organizaciones de mujeres interrumpieron la oración de un representante de la iglesia evangélica, argumentando que el Estado de Honduras es laico.

En un cruce de palabras, el representante de CIPRODEH, le dijo a Facussé que ellos (Confraternidad Evangélica de Honduras), habían vendido el país por siete años más.

“Y le rogare a Dios para que ustedes vayan al infierno como se lo merecen”, sentenció el personaje, sin embargo, el pastor se limitó a decir que ellos representan al pueblo en la parte de la reserva moral.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *