El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, dijo hoy tener la impresión que se quiere demeritar la labor de la policía para justificar la creación de cuerpos paramilitares de dudosa legalidad.

En una carta remitida al titular de la Secretaria de Seguridad, Arturo Corrales, el defensor de los derechos humanos expresó su malestar por la forma en que esa Secretaria abordó el tema de los agentes que aparentemente están cumpliendo con sus obligaciones, pero que son tratados injustamente por razones que desconoce.

Custodio destacó que las actuaciones exclusivas de la Policía Nacional en los últimos allanamientos y requisas en contra del crimen organizado realizadas en los departamentos de Cortés y de Colón, demuestran la recuperación de su capacidad operativa.

Sin embargo, dijo tener la impresión de que se les quiere demeritar para justificar la creación de cuerpos paramilitares de dudosa legalidad, para cuya organización y funcionamiento sobran los recursos millonarios.

Por su importancia publicamos el contenido integro de la carta:

Tegucigalpa M.D.C 2 de octubre de 2013

Sr. Secretario de Estado en el
Despacho de Seguridad
Ingeniero don Arturo Corrales Álvarez
Su Despacho

De mi estimación:
Reciba con este oficio las muestras de mi invariable respeto y de mi reiterado interés porque el éxito le acompañe en el desempeño de sus importantes funciones públicas.

Desde hace varios meses usted le informó al Consejo Nacional de Seguridad Interior (CONASIN) sobre la situación irregular, de que en más de mil plazas de la Policía Nacional no aparecían las personas que las desempeñaban, a pesar de ser parte del presupuesto.

Ciertos hechos han sido del conocimiento público sobre estas supuestas plazas ahora llamadas “fantasmas”, en las noticias aparecidas muchas veces en los diferentes medios de comunicación, hasta el despliegue completo en las páginas 8 y 9 de El Heraldo del viernes 20 de septiembre último, refrendadas con el sello de la Secretaría de Seguridad, en las que aún queda la duda de 379 policías “que no están en planilla y tampoco son reconocidos por sus jefes no se les pagará y para cualquier aclaración tendrán que reportarse a la Inspectoría General de la Policía”. A pesar de todo lo hecho la situación no ha sido totalmente aclarada.

Hay algunos datos sobre esta misma situación que considero necesario y pertinente abordar con la debida prudencia:

1. Un policía del interior del país me llamó para quejarse en nombre de sus compañeros y los de otros destinos, para que les ayudara porque habían sido llamados a la Secretaría de Seguridad para demostrar que no eran “fantasmas”, a pesar de que ya un inspector había viajado donde ellos y los había registrado como personas reales; además, que no se les quería reconocer su gastos de transporte, alojamiento y alimentación porque la persona responsable en la Secretaría de Seguridad les dijo que no había viáticos para ellos. Debí llamar a varias personas en relación a esto y aparentemente el problema se resolvió.

2. Días después el mismo agente me llamó desde su destino porque todavía no les habían pagados sus sueldos atrasados y de nuevo la misma historia de que nadie sabía nada.

3. El 1ero de octubre aparece en la portada de Diario Tiempo la foto de policías de tránsito de San Pedro Sula, con la noticia interior de que no se están emitiendo licencias y que se tomaron las instalaciones en el Bulevar del Este porque no les han pagado dos meses de sus salarios.

4. No obstante al pie del campo desplegado en Diario Tiempo el viernes 17 de septiembre, aparece esta nota en letras resaltadas: “Con esto se ha recuperado el control de la planilla y se le dará seguimiento de manera semanal y mensual para su respectivo pago.”
Por lo expuesto dejo constancia de lo mal que me siento porque los agentes que aparentemente están cumpliendo con sus obligaciones, sean sometidos a tanta injusticia por razones que desconozco pero que como miembro pleno del CONASIN exijo conocer a la mayor brevedad posible, en lo que estoy seguro coinciden los demás miembros del CONASIN que están recibiendo copia de este mismo oficio, y copia de las notas periodísticas.

Las actuaciones exclusivas de la Policía Nacional en los últimos allanamientos y requisas en contra del crimen organizado realizadas en los departamentos de Cortés y de Colón, demuestran la recuperación de su capacidad operativa, pero tengo la impresión de que se les quiere demeritar para justificar la creación de cuerpos paramilitares de dudosa legalidad, para cuya organización y funcionamiento sobran los recursos millonarios.

Agradeciendo el favor de su atención a la presente, me suscribo con las muestras de mi consideración y estima.
Atentamente,

Dr. Ramón Custodio López
Comisionado nacional de los derechos Humanos

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *