Tegucigalpa.- De acuerdo a las investigaciones e indagaciones de la Policía Nacional, el supuesto asesino del abogado Eduardo Montes, se declaró confesó y además dijo que no se arrepentía por el hecho cometido.

Según el informe en poder de la Policía Nacional, Rigoberto Paredes, dijo que había asesinado al apoderado legal de la diputada Lena Gutíerrez, por causas personales al mismo tiempo que reiteró no estar arrepentido.

Esas fueron las primeras declaraciones que el propio hechor brindó a la seguridad del edificio Torre Metrópoli, declaró a la prensa el apoderado legal del centro comercial Caronte Rojas.

El profesional del derecho relató que “la persona que lo mató dijo que no se arrepentía, que él había sido y que era una especie de venganza personal la que estaba librando contra el abogado, según lo que le dijo a la seguridad del edificio”.

Asimismo, contó que el autor del hecho criminal fue capturado con el arma homicida en sus manos. Se trata de un hombre fornido, calzado de barba, tez blanca, joven y alta estatura.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *