Lo que para algunos es una situación inevitable con la que convivir para ella era un sueño. Jewel Shuping, una mujer de Carolina del Norte, en Estados Unidos, deseaba ser ciega a pesar de disfrutar de una visión totalmente normal. Y lo ha conseguido. Se echó desatascador en los ojos para perder por completo la visión.

Shuping, de 30 años, soñaba desde niña con ser ciega. Un comportamiento que responde a una disfunción conocida como desorden de identidad de la integridad corporal. Quienes padecen esta situación desean haber nacido con una discapacidad, así lo reconocen los expertos.

https://www.youtube.com/watch?v=ze5lG9uAoKA

Sus familiares aseguran que desde niña, con apenas tres años, ya caminaba de noche por los pasillos a oscuras. Por ello, cuando alcanza la treintena, ha tomado la decisión de rociarse los ojos con disolvente que le ha destrozado las pupilas.

Según confirma ‘Fox News’, recibió la ayuda de un especialista para ello. De hecho, fue este quien proporcionó un sedante que le calmara el dolor en el momento de aplicarse el líquido. Ahora, Jewel Shuping es una invidente más.

BANNER DAYCARE 2015 (1) (5)

ABC.es/elRecreo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *