¿Dónde está el origen de la violencia? ¿En qué momento se empiezan a torcer las cosas? En un momento en el que la violencia contra las mujeres es una cuestión candente, merece la pena hacer una reflexión sobre la raíz del problema.

La organización Care Norway así lo ha hecho y ha lanzado un vídeo demoledor que pone en evidencia la dura realidad: el origen de la violencia está en todos nosotros, en las palabras que decimos y en las que les consentimos a otros. Y el mensaje no ha pasado desapercibido: se ha hecho viral en cuestión de días y está siendo compartido masivamente en todas las redes sociales.

https://www.youtube.com/watch?v=VV7lTi1JDQI

El vídeo nos muestra el mundo al que las mujeres tienen que enfrentarse a través de una carta: son las palabras que le dirige a su padre una niña que aún no ha nacido. Comienza dándole las gracias a su padre por cuidarla tan bien y por todos los desvelos que sufrirá por ella, incluso antes de haber nacido, con cosas como impedir que su madre coma sushi durante el embarazo.

Pero según pasa el tiempo, las cosas se van tornando cada vez más oscuras. “Naceré chica, lo cual significa que a los 14 años ya me habrán llamado puta, perra, zorra y muchas otras cosas”. Son “bromas”, “cosas que los chicos dicen”, pero cuidado: las palabras tienen más importancia de lo que parece, puesto que en toda broma siempre hay una parte de verdad.

A medida que la narración avanza se va volviendo cada vez más dramática: a los 16 años intentarán abusar de ella estando bebida, a los 21 será violada por el hijo de un compañero de trabajo de su padre. El mismo compañero que hacía bromas machistas sin que nadie se enfrentase a él. Finalmente encontrará al amor de su vida, solo para descubrir que no era tan perfecto como parecía y terminar siendo golpeada.

El vídeo termina con una petición a su padre: que no permita que sus hermanos llamen zorras a las chicas, porque no lo son, y un día quizá algún niño se crea que es verdad. Que no acepte bromas hirientes de compañeros y amigos. Y es que detrás de una agresión hay una creencia de superioridad que, por desgracia, está aún enquistada en nuestra sociedad, arropada por una serie de costumbres sexistas de apariencia inocua que tenemos que empezar a desterrar para siempre. Ojalá este mensaje cale hondo y todos nos esforcemos para que esa niña que aún no ha nacido llegue a un mundo donde pueda crecer libre y a salvo.

Fuente: Yahoo.es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *