Tegucigalpa. Con un reporte de cero heridos por balas perdidas culminaron las festividades de fin de año, informaron hoy los cuerpos policiales.

Para recibir denuncias se habilitaron postas policiales, retenes, llamadas gratuitas desde teléfono fijo y celular al 911 o directamente a agentes de la Policía Nacional, Policía Militar de Orden Público o Fusina.

“Esta acción persuasiva y preventiva buscaba, al mismo tiempo, el apoyo de toda la población para que se conviertan en agentes supervisores/denunciantes en cada una de sus comunidades, y que este fin de año se reportaran menos muertes por balas perdidas”, decía el comunicado del Gobierno que anunciaba la medida.

Aunque en la legislación nacional no están tipificados los disparos al aire como un delito, en el acto se violan diversas leyes.

Para el caso, si la bala disparada al aire causa lesiones o la muerte de una persona, el Código establece severas penas por delitos como tentativa de homicidio u homicidio.

Si la bala causa daños en una propiedad, quienes hagan disparos al aire serán objeto de demandas civiles por daños y perjuicios.

Además, es aplicable la Ley de Portación de Armas, que establece multas entre 7,500 y 75,000 lempiras (entre uno y 10 salarios mínimos) por el uso inadecuado de las armas de fuego.

Los infractores de la ley también se exponen a la detención preventiva y a la cancelación de sus permisos de portación.

En caso de que no porten permiso de portación, son acusados por portación ilegal de armas.

Además, en cada municipio del país se puede aplicar contra los infractores la Ley de Convivencia Ciudadana, con sus respectivas sanciones y multas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *