enero 16, 2021

Miami: El agente federal de Miami, ​Scott McGuire, quien fue atropellado por una estudiante hondureña cuando buscaba un taxi en South Beach, falleció el pasado lunes por la gravedad de las heridas.

Scott McGuire y otro agente fueron golpeados cuando intentaban parar un taxi en South Beach, y fueron embestidos por Jordana Rosales.

El agente deja una esposa y un hijo pequeño, según reseña El Nuevo Herald.

El diario destaca que Scott McGuire, un agente de Investigaciones del departamento de Seguridad Nacional, murió el lunes a causa de las lesiones sufridas cuando un vehículo lo atropellara a principios de este mes en la avenida Collins en Española Way, conducido por una joven estudiante de nacionalidad hondureña.

La oficina de Seguridad Nacional emitió un comunicado: “Como corresponde a su naturaleza desinteresada, el agente especial era un donante de órganos, y aunque estamos enormemente tristes por su muerte, por lo menos puede llevar algún pequeño consuelo en saber que su acto final dio a otros la oportunidad de vivir. ICE pide que se unan a nosotros en mantener sus seres queridos en sus pensamientos y oraciones durante estos momentos difíciles”.

El pasado 15 de enero justo después de las 2 a.m. – según la policía de Miami Beach- McGuire y otro agente acababan de hacerle señas a un taxi que se detuvo a recogerlos.

En ese momento, un Mercedes E250 del 2015, conducido por Jordana Rosales, estaba haciendo un “gran giro en U” en la intersección, dijo la policía. En lugar de detenerse, ella giró a la derecha, subiéndose a la acera y llevándose por delante a McGuire y el otro agente, de acuerdo con el informe del arresto.

La policía de Miami Beach dijo que Rosales -cuyo parabrisas del carro estaba significativamente dañado- despegó hacia el sur por la avenida Collins, sin detenerse nunca. Su coche fue encontrado más tarde en la zona de Brickell de Miami.

McGuire sufrido lesiones devastadoras y el otro agente tenía una pierna rota. Los dos estaban trabajando en el momento del accidente.

La estudiante, de 21 años, de la Universidad Internacional de la Florida y residente de Coral Gables, se enfrenta a cargos de abandonar la escena de un accidente con lesiones corporales graves. Con la muerte de McGuire, probablemente se actualizarán los cargos.

Jordana pasó la fianza de $100,000 y se encuentra en arresto domiciliario.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *