Tegucigalpa.- Después de los despidos masivos de trabajadores de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), el día de hoy, la indignación se apoderó de los afectados, quienes no daban consideración a la situación que ahora los deja como desempleados.

Con cajas en sus manos cargando pertenencias, otros con percoladoras y hasta ventiladores, eran las escenas dramáticas que se apreciaron en Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba, Comayagua, entre otras ciudades.

Julio César Montoya, ahora exempleado de las oficinas en San Pedro Sula, lamentó la situación “no era el momento oportuno para hacer los que hoy hicieron, el 70 por ciento de los que estamos siendo liquidados tenemos más de 45 años y eso en este país es un delito porque no vamos a poder conseguir empleo”, manifestó.

Una de las empleadas de Tegucigalpa, que prefirió no proporcionar el nombre, dijo que se siente indignada por la forma que fueron tratados por efectivos uniformados, “nos vinieron a notificar los despidos personas en chancletas y en camisetas, nos tratan mal después que dimos el pulmón por la institución, realmente es una pena”, señaló.

Otra de sus compañeras que trabajaban en las oficinas del centro capitalino, declaró “me voy triste después de 33 años y cinco meses de laborar, tengo cinco hijos que mantener y lo que más duele es que nos sacaron como delincuentes y eso es reprochable”.

Entre abrazos lágrimas, desmayos y desconsuelo, estos desempleados y desempleadas, le dicen adiós a la DEI.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *