Su padre fue presidente, realizó un golpe de estado y hoy está preso. Ella lo defendía, pero empezó a tomar distancia y a cultivar un perfil distinto. Es la máxima favorita para las elecciones del 10 de abril

La gran aparición de Keiko Fujimori en la política peruana se produjo en agosto de 1994, cuando se convirtió en la primera dama del país, tras el divorcio de sus padres. Tenía sólo 19 años.

Alberto Fujimori había llegado a la Presidencia en 1990, luego de derrotar al célebre escritor Mario Vargas Llosa. Dos años después de asumir realizó un golpe de Estado: disolvió el Congreso y puso en suspenso a la Constitución y al Poder Judicial. En 1995 logró la reelección a través de las urnas.

“DEBEMOS ENTENDER CUÁLES SON LAS BANDERAS QUE ONDEA EL FUJIMORISMO”

En 2000, a pesar de las fuertes denuncias de corrupción y de violaciones a los derechos humanos, volvió a ganar en unos comicios muy cuestionados. Pero a los pocos meses, envuelto en una crisis irreversible, anunció su renuncia desde un lujoso hotel en Tokyo, Japón. Keiko, que tenía ya 25 años, estaba sola en Lima cuando se provocó el derrumbe.

El siguiente lustro lo pasó completamente alejada de la política. Estudió administración de empresas en Estados Unidos y se casó. En 2005 regresó a un Perú mucho menos convulsionado que el de los 90. De a poco, fue preparando su regreso a la vida pública. Al año siguiente fue elegida diputada y se transformó en la líder indiscutida del fujimorismo. Su defensa de la década de su padre en el poder era irrestricta.

“Debemos entender cuáles son las banderas que ondea el fujimorismo. Una de ellas es la lucha contra el terrorismo. A pesar de que Fujimori no fue el que capturó al cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, es parte de su discurso decir que él lo hizo. La mal llamada ‘pacificación’ (cómo hablar de pacificación con un comando paramilitar como el Grupo Colina) es usada entonces como lema de campaña para defenderlo”, dijo a Infobae la politóloga Laura Balbuena, directora de Programas Perú en el Instituto de Estudios en el Extranjero, perteneciente a la Universidad Butler, de Indiana, Estados Unidos.

“PERÚ VIVIÓ 16 AÑOS DE TERROR Y AÚN ESTÁ LATENTE EL MIEDO A VOLVER A VIVIRLO”

“Perú vivió 16 años de terror y aún está latente el miedo a volver a vivirlo —continuó—. De ese temor se alimenta el fujimorismo. Otro tema es que Fujimori recorrió el país, llegando a lugares donde anteriormente, y hasta ahora, no había ido nunca un presidente. Esta llegada del estado, aunque sea de manera simbólica, fue muy significativa para pueblos que se sentían olvidados”.

Una reconversión parcial

Keiko llegó a su máximo punto de exposición en 2011, cuando disputó la presidencia con Ollanta Humala. Quedó segunda en la primera vuelta y perdió por 400 mil votos en el ballotage. Todavía seguía muy pegada al legado de su padre, que está preso desde 2007, acusado de asesinatos, secuestros y delitos de corrupción cometidos durante su estadía en la Casa de Pizarro.

“En la campaña del 2011 —dijo Balbuena— Keiko se presentó como aquella que iba a sacarlo de prisión. Ahora, en 2016, ha virado de discurso y ha sacado a los fujimoristas del ala dura para cambiar su imagen. Sin embargo, ha dicho que, de ser gobierno, los convocaría para que trabajen con ella, y continúa con personas que tienen procesos judiciales por corrupción dentro de sus listas”.

Está claro que Keiko no quiere una ruptura total con lo hecho por su padre. Primero porque no sería demasiado creíble, y segundo, porque no le convendría, ya que caló muy hondo en una parte de la sociedad. Lo que sí hizo en los últimos años fue buscar un camino propio, autónomo.

“KEIKO HA VIRADO DE DISCURSO Y HA SACADO A LOS FUJIMORISTAS DEL ALA DURA PARA CAMBIAR SU IMAGEN”

“Desde la última elección trabajó muy intensamente, sobre todo en las provincias. En los comicios regionales de 2014 hubo mucha presencia del fujimorismo, que se unificó en un solo partido, Fuerza Popular, y trató de moverse un poco hacia el centro”, explicó Milagros Campos, profesora de ciencia política de la Pontificia Universidad Católica de Perú, en diálogo con Infobae.

“Cuando se le pregunta a la gente por qué elige a Keiko, la respuesta es primero porque es mujer, y segundo porque puede combatir mejor a la delincuencia”, agregó. Es precisamente en los temas vinculados a la criminalidad donde más énfasis hace Keiko para mostrarse como sucesora de su padre, porque es una de las cosas que más se valoran de su gestión.

“Se ha esforzado en indicar que tiene un equipo y la capacidad para acabar con la problemática de la seguridad ciudadana, principal preocupación en el país. Refuerza la idea de cierta mano dura, idea similar a la expresada en la época del padre. Esto le puede gustar a un grupo grande de población, que percibe que es algo que ha aumentado y que solo con mano dura es posible solucionarlo”, dijo Edwin Félix Cohaila, profesor de sociología en la Pontificia Universidad Católica de Perú, consultado por Infobae.

Entre el favoritismo y el “antivoto”

Keiko lidera cómodamente las encuestas desde hace mucho tiempo. Las polémicas en torno a su candidatura y la de sus competidores, algunos de los cuales fueron apartados de la contienda por comprar votos, no alteraron la opinión de los electores.

Según un sondeo realizado por la consultora IPSOS, la postulante de Fuerza Popular encabeza la intención de voto con 32,1 por ciento. Es más del doble que su perseguidor inmediato, Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos Por el Kambio), que apenas suma 16 por ciento. Luego vienen Verónika Mendoza (Frente Amplio), con 12,1%; Alfredo Barnechea (Acción Popular), con 11,1%; Alan García (Alianza Popular), con 6,2%; y Alejandro Toledo (Perú Posible), con 2 por ciento.

UN 49% DE LOS PERUANOS DICE QUE NUNCA LA VOTARÍA

Estos números están lejos de garantizarle el triunfo a Fujimori, porque para evitar una segunda vuelta tendría que sumar la mitad más uno de los votos, algo que parece imposible. En un hipotético ballotage no la tendría tan fácil, porque si bien es la única candidata que tiene un núcleo duro y numeroso de adeptos, es una de las que concita más rechazo.

En concreto, un 49% de los peruanos dice que nunca la votaría. En antivoto sólo la supera el ex presidente Alan García, que llega al 71 por ciento. El resto de sus competidores están por debajo y oscilan entre 41 y 36 por ciento.

Cuando se pregunta a los entrevistados por qué no elegirían a Keiko, el 53% responde que es “por el gobierno de su padre”. El 38% invoca sus propuestas, y el 9% restante no precisa los motivos.

“En este último tramo de la campaña —dijo Cohaila— se han activado colectivos como ‘No a Keiko’, que tuvieron repercusión en la población, sobre todo joven. Se ha hecho notar el comportamiento político del gobierno de su padre. Esto último, podríamos decir, ha tenido cierta repercusión porque el antivoto a su candidatura ha crecido”.

Así se puede comprender que, a pesar de la ventaja que le sacaría a Kuczynski en la primera ronda de votación, podría perder en la segunda. De acuerdo con las proyecciones de IPSOS, el economista se impondría por 42 a 38 por ciento. A cualquiera de los otros, Keiko sí les ganaría: a Mendoza, por 42 a 37%; a Barnechea, por 42 a 39%; y a García, por 45 a 16 por ciento.

“En este momento es muy incierto el panorama para poder pronosticar quién iría a la segunda vuelta con Keiko. Y una vez allí, habría que ver las alianzas que el candidato o candidata en segundo lugar realice. PPK en el 2011 se alió a Keiko, por lo que su discurso deberá poner énfasis en las diferencias, sobre todo en el pasado fujimorista”, sostuvo Balbuena.

“EN ESTE ÚLTIMO TRAMO DE LA CAMPAÑA SE HAN ACTIVADO COLECTIVOS COMO ‘NO A KEIKO'”

“Ella ha dicho de una manera no muy sutil que desea que la segunda vuelta sea entre dos mujeres. Y esto se debe a que Verónica Mendoza tiene un antivoto alto, y está teniendo una campaña de desprestigio muy grande en redes sociales. Las tendencias muestran, sin embargo, que es la candidata que continúa en crecimiento constante, sobre todo en provincias. De pasar Mendoza, deberá presentar sus propuestas con los medios de comunicación en contra, y tratar de alejarse de Venezuela y de la izquierda radical lo más posible”, agregó.

Uno de los interrogantes que están planteados es qué pasaría si Fujimori termina siendo electa presidente. ¿Hay riesgos de que Perú sufra una regresión autoritaria como la de los 90?

“Los peruanos han cambiado y el propio fujimorismo ha jugado recientemente un rol democrático. No me parece que haya un riesgo en caso de que gane Keiko. A pesar de que estas elecciones han sido muy controversiales, las cosas deberían marchar en la línea de la democracia”, concluyó Campos.

Tomado de Infobae.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *