El Congreso de Brasil con 342 votos logró declarar el juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien también podría ser separada de su cargo.

Rousseff, enfrenta cargos de manipulación de las cuentas presupuestarias.

Cabe destacar que el Senado deberá pronunciarse y decidir si acepta las acusaciones para instaurar el juicio político.
En ese caso, Rousseff sería separada del poder durante 180 días, que sería el plazo que el Senado tendría para realizar el trámite que pudiera concluir con su destitución.

Durante ese período, el lugar de Rousseff sería ocupado por el vicepresidente Michel Temer, quien rompió sus relaciones con la mandataria y ha dedicado las últimas semanas a consultas sobre lo que sería su posible Gobierno, pues si se llega a la destitución deberá completar el mandato que acaba el 1 de enero de 2019.

Afuera del edificio de la Cámara de Diputados se concentran cientos de miles de personas, entre las que exigen la destitución de Rousseff y aquellas que califican el trámite como un “golpe de Estado”.

Del lado izquierdo, mirando al Congreso, se ubican los movimientos sociales y sindicatos a favor de Rousseff, mientras que el derecho está ocupado por quienes promueven la destitución.

Para este domingo la capital brasileña amaneció con la seguridad reforzada, 4,000 policías en su zona central y otros 7,000 listos para “entrar en acción”.

Esta votación fue precedida por más de dos días de debates ininterrumpidos, que comenzaron el viernes y concluyeron la madrugada del domingo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *