La empresa de transporte Norteños que cubre la ruta Tegucigalpa-San Pedro Sula, es la segunda empresa que decidió cerrar operaciones temporales en menos de una semana, porque según sus propietarios ya no aguantan el cobro del llamado impuesto de guerra.

Ejecutivos de esta empresa informaron que sus dos terminales, una en Tegucigalpa, y la otra en San Pedro Sula fueron cerradas hasta una nueva orden.

Mientras tanto, La Fuerza Nacional Anti extorsión informó que tiene un equipo de investigadores trabajando sobre los casos de las empresas de transporte que han cerrado por la extorsión.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *