El combate a la criminalidad se logrará mediante una política integral de seguridad, paz y convivencia, que incluye un componente fuerte de prevención de la violencia con medidas para combatir la inseguridad, aseguró el candidato a designado presidencial nacionalista Ricardo Álvarez.

El también alcalde capitalino se refirió al tema durante el foro de aspirantes presidenciales “Construyendo un consenso político para la Seguridad y Justicia en Honduras” que organizó la Alianza por la Paz y la Justicia, en el que participaron el presidente pre tempore del G-16 El embajador de Alemania acreditado en Honduras, Johannes Trommer, la embajadora Lisa Kubiske, iglesias entre otros miembros de la sociedad.

La estrategia de seguridad que propone el presidenciable nacionalista Juan Orlando Hernández se fundamenta en el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, la búsqueda del bien común, para garantizar que la población viva sin temor, empoderando a las comunidades como actores fundamentales y el respeto de los derechos humanos, indicó Ricardo.

El candidato a designado consideró que la situación de violencia e inseguridad que enfrenta el país es el resultado de años de desidia o colusión, durante los cuales las acciones y omisiones de los gobiernos anteriores, más que fortalecer el sistema de legalidad y justicia, propiciaron el debilitamiento continuo de las instituciones, y no previnieron la infiltración de los órganos policiales y de justicia por el crimen organizado.

“Por ello el fortalecimiento de la institucionalidad es un eje tranversal de en la estrategia de seguridad de Juan Orlando Hernández, para tal efecto ya ha impulsado una serie de medidas legislativas orientadas a la depuración de la policía nacional y la intervención de Ministerio Público”, expresó.

A esto se le suma la implementación de la Tasa de Seguridad y la creación de las fuerzas especiales para combatir el crimen como TIGRES y la Policía Militar de Orden Público y 23 instrumentos legales para combatir el crimen y la impunidad, aseguró

Indicó que la estrategia de seguridad tiene como ejes fundamentales la prevenir, depurar, fortalecer, respetar, recuperar, proteger, combatir, y sancionar.

En materia de prevención indicó que crearan la Dirección Nacional de Prevención de Violencia, cuyo objetivo principal será la coordinación de los esfuerzos de prevención de todos los organismos del Estado, en conjunto con organizaciones no gubernamentales, sociedad civil, empresa privada y cooperantes internacionales.

Además, la política de seguridad nacionalista establece impulsar el Programa “Municipios Más Seguros”, para fomentar la prevención desde lo local y ejecutar el proyecto ¨Por Una Comunidad Mejor¨, para promover el mejoramiento de las condiciones sociales y de infraestructura de una comunidad vulnerable a la violencia, detalló.

Asimismo se continuará con el proceso de depuración de todos los operadores de justicia hasta que los mismos constituyan una institucionalidad al servicio de la ley y que cuenten con la confianza del pueblo, dijo.

Agregó que se seguirá fortaleciendo todos los actores de justicia y seguridad para combatir efectivamente la impunidad y a través de la policía militar se recuperará el control del Estado sobre barrios, colonias, comunidades y territorios en donde prevalece el control de maras, pandillas y crimen organizado.

Además con el respaldo de la policía Nacional, Policía Militar y los TIGRES se reducirán las muertes violentas, la extorsión, los secuestros, la aplicación de impuestos de guerra mediante una acción coordinada de todas las fuerzas policiales del país.

“Por ello seguiremos adelante para proteger a nuestro pueblo, lo seguiremos haciendo a pesar de la conspiración política para destruir a la Policía Militar, conspiración que no reconoce el papel que debe jugar dicha policía para recuperar el orden público”, manifestó.

Conspiración que pretende devolver a los militares a los cuarteles, limitarlos a la fronteras y a los escritorios, que promueve recurso legales o promesas de desmilitarizar la seguridad y dejar a nuestra población a merced de los delincuentes, dijo.

La política de seguridad va de la mano con el respeto absoluto a los derechos humanos, con especial interés en el respeto a los derechos humanos de las víctimas de la criminalidad y de la violencia, aseveró.

Combatiremos los delitos de trata de personas, narcotráfico, narcomenudeo, narcoactividad, tráfico de armas y lavado de activos.

A la vez se tendrá una lucha frontal contra la impunidad y la corrupción que se logrará mediante una política de seguridad penitenciaria con enfoque de rehabilitación y reinserción social, y la erradicación del hacinamiento dentro de las cárceles y justicia penal juvenil restaurativa para jóvenes en conflicto con la ley.

Para lograr los objetivos los ejes de acción serán consolidados en cuatro fases de preparación; para continuar y acelerar el proceso de depuración y certificación de los operadores de justicia.

Recuperación; mediante la intervención de 15 municipios en donde ocurre el 64% de los homicidios, con esfuerzos coordinados entre la Policia Militar, Policia Nacional, Ministerio Público y Corte Suprema de Justicia.

Complementando el proceso con las fases de transición y estabilización, de acuerdo a los niveles de inseguridad de los municipios, donde predominará la implementación de los ejes de proteger y prevenir dependiendo de sus índices de violencia y necesidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *