Las negociaciones entre los técnicos de la concesionaria de Palmerola y el gobierno, se estancaron actualmente en la búsqueda de como compensar los ingresos dejados de percibir por el funcionamiento de Toncontín para vuelos nacionales.

“Ahorita yo siento que estamos un poco estancados pero estamos platicando pues, o sea estos impases suceden en una negociaciones, estamos estancados ahorita pero yo creo que vamos a salir adelante”, explicó el representante de EMCO, Marco Lagos.

Actualmente se hacen consultas con alternativas a los bancos que financiaran el proyecto, con más de 80 millones de dólares como parte de la concesionaria.

“Tienen que evaluar su modelo, tienen que ir a repasar sus temas con los bancos que les van a prestar el dinero para asegurarse que el dinero que tienen que poner lo tengan disponible, lo peor que nos puede pasar es a lo loco querer hacer algo y quedarnos a mitad de camino con una obra inconclusa”, apuntó Wilfredo Cerrato, secretario de finanzas.

Según el gobierno, el Estado deberá asumir un costo con el pago de un subsidio que hasta ahora no se cuantifica, por tener en funcionamiento dos aeropuertos a menos de 100 kilómetros de distancia.

“Hay que subsidiar por el hecho de dejar Toncontín, del canon que recibe hoy por hoy el gobierno de Honduras que anda por alrededor de 10 millones de dólares, casi 45 por ciento lo recibe por parte de Toncontín, entonces por ahí andará el subsidio”, comentó Cerrato.

Según la concesionaria, de superar esto, la construcción de Palmerola iniciaría en septiembre y octubre de este año.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *